MIRADOR DEL RIO

Tras acceder al interior por un pasillo serpenteante nos encontramos con dos grandes espacios abovedados donde se sitúan dos amplios ventanales de cristal - los ojos del Mirador- que permiten contemplar las extraordinarias vistas desde una posición privilegiada.
Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de Escribir con la luz para agregar comentarios!

Join Escribir con la luz