Fotos

El hombre que pintaba el mar

El hombre ni siquiera se da la vuelta. Sigue mirando fijamente el mar. Silencio. De vez en cuando moja el pincel en una taza de cobre y esboza sobre la tela unos cuantos trazos ligeros. Las cerdas del pincel dejan detrás de sí la sombra de una palidísima oscuridad que el viento seca inmediatamente haciendo aflorar el blanco anterior. Agua. En la taza de cobre no hay más que agua. Y en la tela, nada. Nada que se pueda ver. Sopla como siempre el viento del norte y la mujer se ciñe su chal violeta.

–Plasson, hace días y días que trabajáis aquí abajo. ¿Para qué os traéis todos esos colores si no tenéis valor para usarlos?

Eso parece despertarlo. Eso le ha afectado. Se vuelve para observar el rostro de la mujer. Y cuando habla no es para responder.

–Os lo ruego, no os mováis –dice.

Después acerca el pincel al rostro de la mujer, vacila un instante, lo apoya sobre sus labios y lentamente hace que se deslice de un extremo al otro de la boca. Las cerdas se tiñen de rojo carmín. Él las mira, las sumerge levemente en el agua y levanta de nuevo la mirada hacia el mar. Sobre los labios de la mujer queda la sombra de un sabor que la obliga a pensar “agua de mar, este hombre pinta el mar con el mar” –y es un pensamiento que provoca escalofríos.

Alessandro Baricco – Océano mar

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de Escribir con la luz para agregar comentarios!

Join Escribir con la luz

Comentarios

  • Excellent

  • me encanta como se vuelven lo tonos de colores encapas. un gran trabajajo.

  • muy bonita, te felicito

  • Excelente, pintaba bien y es una pena que no se pudiera ver pues es preciosa y no me extraña que fuera destacada.

  • He vuelto a publicar esta fotografía ya que por algún motivo que desconozco había dejado de verse... Creo que fue destacada hace unas semanas...

This reply was deleted.