Publicaciones de Guendy (JLCP) (428)

Ordenar por

Luz y Tinta Nº 111. Abril 2021

8779418887?profile=RESIZE_710x

Vacúnese, haga el favor

Hay temporadas en que una palabra se pone de moda, o la ponen de moda nuestros políticos, lo que es lo mismo, y se la escucha a todas horas. Actualmente la palabra de moda es “vacuna”. En cuanto uno pone la televisión o la radio, o abre un periódico o se sumerge en las redes sociales, la palabra “vacuna” lo llena todo. Es sin duda la más oída y, por supuesto, la que concentra todas nuestras esperanzas de vencer a la pandemia del Covid-19. Claro que de tanto usarla vamos a acabar desgastándola y llegará un momento en que no nos diga nada.

Aunque mucho me temo que esto de la vacuna puede ser como aquello del perrito de Alcibíades que nos contaba antaño un profesor de Historia y que no se me ha olvidado. Según aquel profesor Alcibíades era un ateniense muy pagado de sí mismo que, cuando estaba en Atenas en lugar de ganando batallas con sus malas artes, se paseaba por el Ágora para que todos hablasen de él; pero ocurrió́ que todo el mundo se acostumbró a verlo en sus paseos y dejaron de mencionarle; entonces, para dar pábulo a nuevos comentarios, se hizo acompañar de un perrito en sus paseos y, cuando ya en el ágora estaban acostumbrados al dichoso perrito, mandó que le cortasen el rabo, con lo cual volvieron a renacer los comentarios.

Pues bien, me temo que esto de las vacunas es como lo de aquel perrito, una pantalla, una cortina de humo que intenta desviar la atención sobre un asunto de mayor enjundia cuyo debate se pretende evitar.

Sin ir más lejos, yo no me creo el mareo —de babor a estribor y de proa a popa— a que nos está llevando la vacuna Astrazéneca y los cambios de grupos de edades que provoca y toda la inquietud que está sembrando. Nada sabemos de los efectos secundarios de Pfizer o la Moderna. Es más, ni nos importan, se diría. De la Astrazéneca cada día nos informan de uno de sus malos síntomas y nos dicen quién y cómo ha sido afectado. Como si cada día le cortaran un trocito al rabo del perro para dar que decir y mientras se dice nos olvidamos de algo más serio.

En la misma línea, tampoco me creo que Isabel Díaz Ayuso y sus técnicos y asesores sean tan chapuceros de programar las vacunaciones de Madrid generando colas de tres y hasta cuatro horas de espera. Con lo fácil que es hoy, vía móvil, organizar un evento de estas características. Pero como estamos en plena precampaña electoral han tirado del ejemplo del perro y están dando que hablar, conscientes de que cada vez que se mencione el nombre de la todavía presidenta se está agitando la faltriquera de los votos.

Igual que tampoco puedo creerme que, a día de hoy, cuando ha pasado más de un año desde que se inició la pandemia, y con todo lo que se ha hablado y se habla de las vacunas, en la Unión Europea anden todavía montados en el despiste sin ser capaces de garantizar que habrá vacunas para todos en determinado plazo, ni qué clase de vacunas, ni con qué efectos secundarios, ni a qué grupos de edades pueden o no afectar.

Por eso, cuando a Pedro Sánchez se le llena la boca de agua diciendo aquello de “vacunar, vacunar y vacunar”, a más de uno de sus asesores no le llegará la camisa al cuello, conscientes de que el mensaje puede entenderse como pura logomaquia, pues parece que está entrando en el juego antes de que se repartan las cartas.

En fin, y resumo, que tenemos palabra de moda y que el perrito de Alcibíades vuelve a pasearse por el ágora. Lo que no sé es cuando le cortarán el rabo, aunque sí estoy seguro de que dejaremos de oír la manoseada palabra cuando, por fin, todos estemos vacunados. Aunque sea con la denostada Astrazéneca.

Francisco Trinidad

  Para descargar la revista e formato pdf PINCHA AQUÍ

  Para descargarla o comprarla impresa se encuentra alojada en la plataforma ISSU Pincha aquí

Se encuentra disponible en los formatos para tables y móviles.

A continuación puedes verla aquí en multimedia con videos incorporados. También puedes opinar si estás registrado en nuestra red social de fotografía.

 

contador de visitas

Leer más…

Resumen

Basado en el método de Alfabetización a través de la Fotografía - Literacy through Photography - creado por la artista, fotógrafa y educadora norteamericana Wendy Ewald, el autor ha incursionado en diversas experiencias donde se utiliza la fotografía como herramienta para inducir a los participantes, miembros de diferentes comunidades, a apropiarse de este medio de expresión visual para producir imágenes que representen su cotidianidad y sus valores culturales. Los resultados de estas experiencias y de muchas otras alrededor del mundo, demuestran que la fotografía es un recurso eficiente y práctico para darles a los participantes en estos procesos las bases de una alfabetización visual en un mundo dominado por las imágenes, donde la educación formal privilegia lo oral y lo escrito.

Abstract

Based on the method of Alfabetización a través de la Fotografía - Literacy through Photography- created by the artist, photographer and American teacher Wendy Ewald, the author has raided in diverse experiences where the photography is used as a tool for induce to the participants, members of different communities, to appropriate of this expres- sion visual way for produce images that represents their dailies and their cultural values. The results of this experiences and a lot other around the world, show the photography as a efficient and practice recourse to give to the participants the bases of visual literacy in these process, in a world dominated by the images, where the formal education grant privileges the oral and writing.

Palabras Clave: Alfabetización visual,Fotografía, Pedagogía.

Key Words: Visual literacy, Photography, Pedagogy.

Para descargar el libro gratuitamente PINCHA AQUÍ

Leer más…

Tengo que decir que soy muy fan de Scott Keby y echaba de menos la publicación en España de algún nuevo título de su autoría. Por fin la espera ha terminado. Anaya Multimedia acaba de publicar Fotografía de Paisaje, un libro firmado por Kelby que contiene 190 recetas para mejorar la técnica fotográfica a la hora de captar el paisaje y que proporciona también motivación e inspiración para coger nuestra cámara y lanzarnos a patear el campo en pos de capturar buenas imágenes.

La larga lista de títulos de Skott Kelby incluye libros sobre retoque y procesado fotográfico, iluminación y toma fotográfica, así como títulos donde unas y otras cosas se mezclan en diversa proporción. Fotografía de Paisaje se encuadra entre las obras dedicadas fundamentalmente a la toma fotográfica pero incluye también un sabroso capítulo sobre posprocesado.

Hace ya muchos años Scott Kelby inauguró con El Libro de la Fotografía Digital una fórmula editorial que no había transitado hasta aquel momento: los libros de escuetas recetas o trucos con los que el autor crea volúmenes de muy fácil lectura llenos de consejos casi telegráficos pero de significado completo.

Fotografía de Paisaje se encuadra directamente en esa fórmula y contiene casi un par de centenares de recetas o recomendaciones fotográficas sin adornos ni teorías. Puro consejo basado en la práctica y expresado en pocas palabras. Cada página contiene una fotografía y un pequeño texto que concentra una interesante píldora sobre el oficio. Todas juntas, una ingente cantidad de conocimiento acumulado y listo para ser puesto en práctica.

Alguien sin mucha práctica de la fotografía de paisajes va a encontrar en esta obra una utilísima cantidad de información y experiencia lista para usar. Yo diría que nada es baladí y todo lo incluido resulta importante a pesar de la sencillez con la que se plasma. 

Las 190 recetas vienen distribuidas en 10 capítulos de peso bastante parejo. Los temas desarrollados en cada apartado tienen que ver con el equipo y ajustes de cámara, técnicas especiales en la fotografía de paisaje (alto rango dinámico, panorámicas y largas exposiciones), fotografía nocturna (estrellas y vía láctea), consejos para diversos momentos y elementos e la naturaleza (cascadas, amaneceres, cielos, etc.) y posprocesado. Todos los capítulos y temas comparten idéntica estructura. En cada página del libro hay una fotografía y bajo ella un texto breve donde se desarrolla el consejo concreto.

Para entender bien cómo es el libro, resulta importante puntualizar que los consejos son tremendamente concretos. Nada teórico o filosófico. Nos encontramos con cosas como la forma de extender las patas del trípode, qué hacer y cómo interpretar el aviso de altas luces, cómo poner recto el horizonte, enfocar con Live view, hacer apilamiento de enfoque, evitar que se empañe el objetivo, donde documentarse sobre una localización, cómo enfocar las estrellas… todo muy específico y concreto pero al final, 190 consejos concretos y sistematizados son muchos por lo que la cantidad de conocimiento transmitida es importante y tremendamente educativa.

El libro puede ser adquirido a través de este enlace de Amaon: Fotografía de Paisaje

Leer más…

Luz y Tinta Nº 110. Marzo 2021

8653488261?profile=RESIZE_710x

Volver la vista atrás

 

A veces merece la pena volver la vista atrás y, mirando por el retrovisor de la nostalgia, centrarse en recordar momentos felices, momentos únicos, chispazos de vida feliz, o quizás solo de vida, y concentrarse en la memoria, en ese limbo en el que todo sucede y realmente nada pasa. Recordar, quizás como sinónimo de volver a vivir.

Y recordar, sobre todo, cosas pequeñas; evocar un tiempo de felicidad rodeado de familiares y buenos amigos, seres queridos que dan sentido a una existencia; recrearse en una tarde de lectura fructífera o una mañana de trabajo agradablemente sobrellevado o en una puesta de sol cuajada de arreboles o un amanecer frente al mar, quizás con una ligera resaca; reconocer en sus distintas circunstancias los momentos de amor de un tiempo que ya no volverá, esos momentos íntimos que no se pueden traducir en palabras ni merece la pena hacerlo; tener en cuenta algunos instantes consumidos en admirar hermosas fotos en Moldeando la luz o leyendo intrigantes relatos de Luz y Tinta; volver la vista atrás para rememorar un paisaje de montaña, si es asturiana, mejor, donde quizás algunas veces buscamos un trébol de cuatro hojas que alimentó nuestra ansiedad ante el poder de seducción de la naturaleza.

En fin, merece la pena seguir por el retrovisor de la nostalgia todas esas cosas, pequeños detalles o grandes momentos, por los que merece la pena vivir.

Todos esos momentos, grandes o pequeños, que nos hacen olvidar que llevamos un año pendientes del Covid-19 y sus consecuencias

Francisco Trinidad

Para descargar la revista en pdf  PINCHA AQUí

Para comprarla en versión papel PINCHA AQUÍ

Puedes disfrutar de ella a continuación. Tambien se edita en formato para los móviles e iPad.

 

 

contador de visitas
Leer más…

El Cuñado.

8643830675?profile=RESIZE_710x

Foto/PepeLatas.

Desde el más simple aficionado, al mayor pope de la fotografía quedan desenmascarados y todo el sector, todos se se veían reflejados en estos comentarios, todos especulaban quien podría estar detrás de aquella sátira. Ahora en los Podcast de Moldeando la luz.

Cienojetes.

 

Leer más…

Luz y Tinta Nº 109 Febrero 2021

 

8538775899?profile=RESIZE_710x

Un año para meditar

Hace un año por estas fechas, mes de febrero, al que siempre, apoyándose en el refrán, se ha calificado de “loco”, vivíamos sin embargo ajenos a la locura que se comenzaría a vivir días más tarde. Luz y Tinta proseguía su camino y llevaba a la portada una foto de Chema Madoz, uno de cuyos homenajes se recogía en páginas interiores. Fotografía pura. En esta presentación hablaba yo del vértigo que nos acuciaba, con un número 100 en puertas que lógicamente nos ponía nerviosos por el reto que teníamos delante. Más fotografía.

Los periódicos de aquel mes de febrero llevaban a sus páginas el brexit, o sea, la huida hacia adelante del Reino Unido, dejando a la Unión Europea ante su propio vértigo. En España, además, hablábamos de la pejiguera catalana, para no perder la costumbre. Y del mundo mundial nos llegaban ecos intrigantes cuya dimensión ignorábamos: se hablaba del coronavirus en China, tan lejos, y en Italia y en otros lugares del mundo, y mirábamos con curiosidad y desconfianza lo que pasaba allende nuestras fronteras, sin sospechar tan siquiera que muy pocos días después las campanas de nuestros pueblos tocarían a rebato, haciéndonos conscientes de que lo que considerábamos una alarma ajena era en realidad un problema propio.

Luego, ya se sabe, vino el confinamiento como cortafuegos; y la rabia y el crujir de dientes y los temores y los aplausos a las ocho de la tarde y todo ese aluvión de sensaciones que, como si de un chapuzón se tratara, hemos vivido en solo un año y a la trágala. Hemos visto los ojos a la muerte y le hemos hablado de tú a tú, poniendo nombre y apellidos, y voz y gesto a quienes se iban. Hemos declinado coronavirus en todos sus casos y le hemos buscado todas las acepciones y todos los sinónimos. Y por supuesto, hemos criticado con razón o sin ella a nuestros políticos y representantes. Maldito virus de las narices: aunque me apetece más otro órgano de mi cuerpo para señalar el hartazgo con que miro todos los días la evolución de esta pandemia que nos ha sacudido como ningún terremoto, ni físico, ni moral, había conseguido hasta ahora. Los agoreros de turno -siempre que hay que enfrentarse a un problema aparece un arúspice— nos avisan ya de que, a partir de esta pandemia, nada será como antes. Y tendrán razón.

En fin, un año entregados al análisis y gestión de un problema médico difícil de controlar y al que de momento estamos haciendo frente, psicológicamente, con la esperanza en las vacunas y la desesperanza de ver cómo el virus muta por su propio impulso y las compuertas con que hasta ahora le habíamos controlado se ven desbordadas.

Desde estas páginas, lógicamente, poco o nada podemos hacer, salvo recordar que toda precaución es poca, que hay que tomar nota de lo pa-sado para que el futuro no nos resulte tan incierto y preocupante como hasta ahora nos aparece y que, entre todas las voces interesadas en orientar nuestro camino, es preciso distinguir las de aquellos que realmente quieren ayudar; y señalar con un tachón rojo a quienes solo pretender pescar en río revuelto.

Y mientras tanto, ha nevado en Madrid y, durante algunos días, pare-ció como si se acabara el mundo. Durante aquellos tristes días, en que los políticos madrileños se vieron totalmente superados por un fenómeno tan natural como una nevada en invierno, yo no dejaba de pensar —permítase- me la hilaridad— en aquella surrealista canción de Sabina que asevera que “más raro fue aquel verano que no paró de nevar”.

En fin, un año para meditar. Porque el año que nos aguarda, curados ya de espantos, puede ser peor que el pasado si la sensatez y las vacunas no lo remedian.

Francisco Trinidad

Para descargar la revista en "pdf" PINCHA AQUÍ

La puedes ver en multimedia, descargarla o comprarla impresa en papel PINCHANDO AQUÍ

También puedes verla aquí a continuación. El formato de su edición está preparado para poder ser visionada en los móviles e iPad.

 

 

Leer más…

Libro recomendado del mes de Febrero 2021

Instagram y todos sus secretos, un completísimo manual de Phil González.

Instagram cumple 10 años y Phil González, el creador de Instagramers o, lo que es lo mismo, la mayor comunidad del mundo de personas que utilizan esta red, ha editado un nuevo libro, Instagram y todos sus secretos (Anaya Multimedia) que es el tercero que le dedica a esta floreciente red social y, yo diría, que el más completo de los aparecidos hasta el momento. Aquí está todo lo que necesitas saber para usar, bien, Instagram.

El autor define la obra como un manual de uso de la red social, antaño volcada en las fotografías y hoy igualmente abierta al uso de los directos y de los vídeos  cortos y largos y llena de herramientas para el marketing, la promoción y el comercio.

Instagram y todos sus secretos es una obra con objetivos ambiciosos porque intenta y consigue integrar absolutamente todo lo relacionado con el uso de la red social y se dirige a un amplio espectro de públicos. Por su planteamiento y desarrollo es útil para los creadores de contenidos, los community managers o los influencers sin olvidar, claro está, a los usuarios particulares que quieren hacer el mejor uso de su perfil y destacar en este universo multitudinario compuesto por cerca de 1.500 millones de usuarios, 500 de los cuales suben fotografías diariamente.

Phil González llena de consejos prácticos las 255 páginas que componen este volumen cuya imagen y ejemplos gráficos son tan elocuentes como sus textos. En los 7 capítulos que agrupan los diversos contenidos del libro encontramos las 10 claves que el autor define como necesarias para conseguir el éxito en Instagram. También hay secciones dedicadas a los consejos sobre cómo optimizar el uso de Instagram tanto a la hora de compartir fotos y vídeos como cuando se utilizan las Stories, el Instagram Live o la denominada IGTV, es decir la plataforma para vídeos largos.

En el libro se puede encontrar toda la información necesaria para conocer cómo funcionan los anuncios en Instagram, las tiendas y los sistemas de pago a través de la red. Hay también información sobre aspectos legales y de seguridad para, por ejemplo,  evitar el robo de tu cuenta o recuperarla si te ha sido sustraída .

La larga experiencia de Phil González en el mundo de Instagram y de Instagramers (como creador de esta última comunidad) le permite también hablar de aspectos un tanto oscuros como son todos aquellos relacionados con el funcionamiento interno de la red: sus algoritmos, sus normas, los comportamientos y contenidos que Instagram premia con promoción, los que penaliza… al autor le falta decir tras escribir toda esta información «lo sé de muy buena fuente» pero por su perfil y cercanía a la red, está claro que debe de ser así.

Como se ha convertido en norma habitual en los libros publicados por Phil González sobre Instagram, en este hacen su aparición una serie de influencers o usuarios destacados de la red que, en dos o tres páginas cada uno, aportan sus propias experiencias personales con la utilización de la herramienta. En esta ocasión, los invitados que se asoman al libro son 22 y entre ellos hay actores, profesionales del marketing, community managers, cocineros, periodistas, viajeros, fotógrafos, directores de cine… yo diría que una muestra representativa del universo Instagram más exitoso.
El libro puede adquirirse a través de este enlace: Instagram y todos sus secretos (Anaya Multimedia)

Leer más…

Fernando Arribas, uno de los directores de fotografía más reconocidos del cine español, ha fallecido en Madrid a los 80 años de edad, según han informado fuentes de la familia a la Academia del Cine.

 

Galardonado con el Goya por su trabajo en "Divinas palabras" (1987) y fundador y presidente emérito de la Asociación Española de Directores y Directoras de Fotografía (AEC), Arribas murió ayer, según estas fuentes, que no han confirmado las causas del fallecimiento.

 

Fernando Arribas era también miembro de la Academia de Cine, a cuya sede acudía regularmente. La última vez fue el pasado 30 de diciembre, día en que la institución celebró el 100 cumpleaños de su compañero y amigo Juan Mariné.

Contó el desaparecido técnico que Mariné le dio "el mejor consejo de mi vida: me dijo que me matriculase en la Escuela de Cine para aprender a iluminar".

Arribas puso luz a numerosas películas de nuestra cinematografía como "Las crueles", de Vicente Aranda; "Tormento", de Pedro Olea, o "Las largas vacaciones del 36", de Jaime Camino.

Su rúbrica está también en "Los claros motivos del deseo", de Miguel Picazo; "Un hombre llamado Flor de Otoño", de Pedro Olea, "Las verdes praderas", de José Luis Garci; "Truhanes", de Miguel Hermoso; "La casa de Bernarda Alba", de Mario Camus; "Las edades de Lulú", de Bigas Luna, y en "El palomo cojo", de Jaime de Armiñán.

La lista sigue con obras como "¿De qué se ríen las mujeres?", de Joaquín Oristrell; "La duquesa roja", de Francesc Betriu; y "Las llaves de la independencia", de Carlos Gil, su último título, que firmó en 2005.

Presidente emérito de la AEC, el técnico madrileño también participó en producciones internacionales como "Por un puñado de dólares" y "Patton", y rodó en Latinoamérica, donde iluminó la cinta argentina "Camila", de María Luisa Bemberg, entre otras.

Del trabajo en común que hizo con su buen amigo José Luis García Sánchez, además de "Divinas palabras", está "El love feroz", "El vuelo de la paloma", "Tirano Banderas", "Franky Banderas", vídeos musicales y montajes de teatro.

Leer más…

Luz y Tinta Nº 108 Enero 2021

8396207663?profile=RESIZE_710x

Presentación

Queridos Reyes Magos:

Como cada año corresponde enviar esta carta, siquiera virtual, en la que los niños piden juguetes, como corresponde a su edad, y los adultos expresamos deseos más inmateriales, sabedores que tales deseos no siempre caminan la senda de la realidad. Desde LUZ Y TINTA, aprovechando este primer número del año también tenemos nuestro particular repertorio de pretensiones.

En primer lugar, salud. Después del desventurado 2020, en que se quebró la salud de muchos, mientras los demás acumulábamos todos los temores, esperemos que este 2021 que acabamos de empezar nos traiga sobre todo esperanza y vacunas, muchas vacunas a modo de cortafuegos que nos impermeabilicen frente a los contagios y sus riesgos.

En cuanto a la política, que en el malhadado 2020 ha marcado el límite de la insensatez, solo pedimos que nuestros políticos —es decir, nuestros representantes— bajen a la arena, que entiendan que las instituciones y las leyes tienen que estar al servicio de los ciudadanos y que no son únicamente para alimentar sus polémicas de salón, por no decir sus peleas de gallos.

En el ámbito cultural, quisiéramos retomar el camino abandonado el año pasado y volver a participar en actos culturales, conciertos multitudi- narios, encuentros de todo tipo en que el intercambio nos lleve al enrique- cimiento. Y ello sin miedo al contagio, sin temor al otro. Aunque somos conscientes de que lo que se quebró en los meses pasados será muy difícil recuperarlo en los venideros. Al menos de momento.

En cuanto a la familia y los amigos nos gustaría recuperar los abra- zos que nos debemos, las veladas que no compartimos, los momentos de intimidad familiar que hemos esquinado para evitar el paso franco de la pandemia.

Y en fin, para Moldeando la luz y para LUZ Y TINTA solamente que prosiga la creatividad. Dentro de un tiempo, cuando analicemos estos meses últimos con alguna perspectiva, veremos que tanto en nuestra plataforma como en nuestra revista estos meses han transcurrido con la misma pasión creativa de siempre. Es lo que deseamos para los meses y años próximos.

Con nuestros mejores deseos para 2021.

Para descargar la revista en formato pdf PINCHA AQUÍ

Puedes ver la revista, descargarla o comprarla en la plataforma ISSUU. Pincha Aquí

También puedes verla aquí en multimedia a continuación:

 

 
Leer más…

Libro Gratis del mes de Enero 2021

8372393476?profile=RESIZE_710x

Historia del Cine de Román GUBERN

Esta Historia del cine, de Román Gubern, aparecida en dos volúmenes en 1969, ha sido traducida y repetidamente editada, en versiones sucesivamente revisadas, hasta 2001, convirtiéndose en un referente clásico sobre esta materia, utilizado como texto docente en muchas universidades, como obra de consulta o como relato ameno de la historia del nacimiento de un nuevo arte y medio de comunicación audiovisual que ha configurado un nuevo lenguaje artístico, un imaginario colectivo, un moldeador de costumbres sociales, un medio de propaganda ideológica y una forma de entretenimiento masivo.

Agotada a lo largo de más de una década, esta obra reaparece ahora en una versión revisada, actualizada y en un nuevo formato. En ella se describe la historia de un espectáculo popular que nació como una derivación de la instantánea fotográfica gracias al ingenio de inventores e industriales del siglo XIX (Edison y Lumière), creció en barracas de feria o espectáculos de music hall y llegó a convertirse en fábrica de sueños colectivos en templos de mármol y de suntuosos cortinajes, para recluirse luego en minisalas, pantallas de televisión o en soportes informáticos.

El libro describe tanto su evolución estética, como forma artística de la modernidad occidental que ha influido profundamente en otras artes, como su evolución técnica y sus implicaciones socioeconómicas e ideológicas. Agente activo de propaganda política ya desde la guerra de Cuba (1898), la de los bóxers en China (1899-1901) y la ruso-japonesa (1904-1905), supo entablar un fructífero diálogo con los movimientos de vanguardia del siglo XX e inscribirse en las revoluciones estéticas e intelectuales desarrolladas a lo largo de más de un siglo.

Pero de su diversificada cantera imaginativa surgieron también historias de aventuras en parajes exóticos, dramas amorosos, sátiras del poder político o económico, gestas heroicas y tenebrosas intrigas criminales. Por no mencionar sus arquetipos de atractivo erótico y sus modelos de seducción, que influirían en los gustos de las masas.

Para descargar el libro gratis PINCHA AQUÍ

Leer más…

Libro recomendado para el mes de Enero 2021

CurArte, profundo retrato de la sanidad española por Tino Soriano

Tino Soriano acaba de publicar un nuevo  libro pero nada tiene que ver con los últimos que hemos reseñado desde estas páginas y que versan sobre la fotografía como profesión y nos enseñan su filosofía fotográfica o las claves del reportaje gráfico y la fotografía de viajes. En esta ocasión, lo que nos trae Tino Soriano de la mano de la colección Fotoclub de Anaya Multimedia es un libro de obra. Se llama CurArte, 40 años fotografiando la sanidad española y recoge el trabajo de décadas deambulando con compromiso y empatía por los pasillos, los quirófanos y las habitaciones de hospitales en España y otros lugares del mundo donde ejercen nuestros médicos.

Era este mismo año 2020, coincidiendo con la pandemia, cuando Tino Soriano inauguró una exposición con este mismo tema. Latidos en un hospital, se llamaba y venía a ser un aperitivo de este plato principal que constituye la obra que ahora llega a las librerías.

El libro como tal es bastante singular. No incluye índice ni número de página y su encuadernación recuerda, no por casualidad, a la de los álbumes fotográficos que encargamos con tapas gruesas y ligeramente mullidas. También el formato los remeda, con unas amplias dimensiones de 24 x 32 cm. 

Por lo que respecta al contenido, es eminentemente fotográfico, sólo un pie de foto aquí y allá da alguna explicación de lo que vemos, el resto entra completamente por los ojos y es autoexplicativo.

Pese a la carencia de índice, el libro sí que cuenta con una estructura clara dividida en seis partes dedicada a diversos aspectos y situaciones de la atención médica. Así, abriendo el libro encontramos El Templo de los sabios, el Instituto mental dedicado a un psiquiátrico; le sigue Cuando Mahoma va a la montaña, la medicina en movimiento focalizado en los médicos rurales y las visitas domiciliarias de los servicios de emergencia; El camino se hace al andar, cuando salvar vidas es aventurarse que se centra en la práctica de la medicina en zonas conflictivas y carentes de medios;  Salvar vidas, regalar sonrisas que es el retrato humano de las alegrías en medio de la tragedia que se vive cada día en el hospital;  El futuro es un desafío presente dónde refleja la investigación, los medios y las prácticas actuales en la medicina más desarrollada; y, finalmente, Entre bambalinas con imágenes dedicadas, como él mismo dice, a quienes no se ven y siempre están, es decir, todo el personal auxiliar necesario para que los hospitales puedan desarrollar su día a día.

El conjunto del libro impresiona por su humanidad y por la capacidad que demuestra Tino Soriano de empatizar con enfermeros, médicos, pacientes, personal auxiliar…en fin, con todo aquel que se encuentra en su camino. También impresiona por dejar patente la inigualable capacidad de la fotografía para dejar fijadas en la memoria situaciones de una manera indeleble pese a su economía de medios.

Para entender la profundidad comunicativa de sus imágenes y la fluidez con la que se mueve el autor en el medio hospitalario, conviene recordar dos cosas. Primero, que lo ha frecuentado profesionalmente durante cuarenta años y, segundo, que fue en un hospital donde tuvo su primer trabajo, donde cogió por primera vez las cámaras profesionalmente para fotografiar una autopsia y que siguió haciéndolo como fotógrafo de la institución durante un tiempo hasta que, finalmente, lo dejó para dedicarse a la fotografía de viajes y aventura que era, de siempre, su vocación.

El libro puede adquirirse en este enlace: CurArte: 40 años fotografiando la sanidad española

Leer más…

Luz y Tinta Nº107 Diciembre 2020

Un año para olvidar

2020. Dos mil veinte. Jamás olvidaremos este año. Jamás olvidaremos un año en el que hemos visto cómo se removían los cimientos del mundo, cómo el Covid-19 atacaba sin complejos la línea de flotación de nuestra vida, cómo saltaba por los aires una forma de vivir. A 10 de diciembre, cuando publicamos este nuevo número de Luz y Tinta, aún no sabemos cómo vamos a terminar, cómo se va a solucionar este problema mundial que nos está sacudiendo desde principios de este inolvidable 2020. Se habla todos los días de nuevos contagios, de nuevos ingresos hospitalarios y, lo que es más preocupante, de nuevos muertos, dejando un eco de muerte y un poso de preocupación en cada noticia. Y aunque se nos habla ya de las vacunas, que están ya ahí y que van a contribuir a mitigar parte del dolor y del temor que nos sobrecoge, no se ve aún la luz al final del túnel o, por decirlo de otra manera, la poca luz que se atisba no es suficiente para iluminar de pleno y lo único que consigue es sembrar de más sombras nuestro entorno.

Por eso he titulado esta nota con la idea de olvidar este año que nos ha enredado de mala manera con su agobiante avance. Y es que el muy puñetero 2020, no lo olvidemos, es año bisiesto. No soy muy proclive a la superstición que envuelve a estos años irregulares —Año bisiesto, año siniestro, recoge la paremiología popular—, aunque se citan a la sazón catástrofes sin número que han ocurrido en estos años con veintinueve días en el mes de febrero, como el comienzo de la guerra civil española o el asesinato de John Lennon, cuya efemérides se celebra estos días, o de Martin Luther King, Gianni Versace o Federico García Lorca, todos ellos ocurridos en año bisiesto, junto con muchos otros, sin olvidar el hundimiento del Titanic o el escándalo Watergate que terminó con la presidencia de Richard Nixon, para no alargar la lista. Claro que en el otro plato de la balanza podríamos citar miles y miles de asesinatos, de famosos y no famosos, y miles y miles de catástrofes naturales o provocadas por el hombre, como los atentados del 11 de septiembre que derribaron las Torres Gemelas, la bomba sobre Hiroshima o el inicio de la Primera Guerra Mundial. Fuera de peculiaridades del calendario, desde que el mundo es mundo y desde que el hombre es hombre los asesinatos, desastres y calamidades de todo tipo se han ido sucediendo —y se suceden, no lo olvidemos— con una regularidad asfixiante que nada tiene que ver con un día de más o de menos en el decurso de un año y sí con la propia condición humana y su capacidad para intervenir en el ritmo natural de las cosas.

Así que, para cerrar esta reflexión, espero que durante los próximos meses se sucedan hechos fortuitos o provocados por la ciencia o la casualidad que nos ayuden a olvidar este trágico 2020, al que aún le queda el estrambote de la Navidad, con la bizantina discusión —espero que solo subyacente al ámbito español— de si debemos celebrarlo en soledad o acompañados por nuestros familiares y por nuestros “allegados”, palabra que se ha instalado en el subconsciente colectivo como un mantra. Pasado este paréntesis de mazapanes y de villancicos, retomaremos las mascarillas, la esperanza en las vacunas, vengan de donde vengan, y la suspicacia ante el mal fario de los años bisiestos, como este 2020 que nos ha tocado padecer día a día, mes a mes, muerto a muerto.

Por eso, desde la redacción de Luz y Tinta deseamos a sus lectores y amigos que pasen unas alegres y cuidadosas navidades —el virus no entiende de fiestas—, que enfilen el año próximo con mayor suerte que en este que termina y que en las páginas que siguen encuentren un momento de tranquilidad para disfrutar de textos y fotos que pretenden ser un abrazo virtual en estos momentos en que no se aconsejan los abrazos físicos. Por ello, para recordarlo de vez en cuando durante la visión y/o lectura de estas páginas las hemos salpicado de símbolos navideños que solo pretenden recordar que el tiempo fluye y que la vida sigue, aunque haya momentos en que apetezca olvidarse de lo pasado y centrarse en las posibilidades del porvenir.

Francisco Trinidad

También puedes ver en multimedia en esta misma página a continuación:

 

 


Leer más…

Cómo enseñar fotografía a los niños, una guía práctica

En estas próximas vacaciones de Navidad, es una buena oportunidad para enseñar fotografía a los niños.

Para aquellos a quienes les gustaría que sus hijos, sobrinos o nietos se iniciaran en el mundo de la fotografía con fundamento, más allá de hacer simplemente clic en el móvil sin pensar, FotoRuta (JdeJ Editories) tiene en su colección un título título muy singular: Descubre la fotografía. Mirar, crear y disfrutar desde la infancia, dirigido a lectores de 6 años para arriba.

Está claro que no es lo mismo disparar una cámara que pensar en cómo hacer una fotografía y este texto, firmado por Amparo Muñoz Mrellá Javier Sancho Boils, se ha concebido para que los niños tomen consciencia del hecho fotográfico, de las decisiones que pueden tomar cuando captan una imagen y de las posibilidades expresivas que les aporta el tener cierto control sobre la técnica.

 

8235995684?profile=RESIZE_710x

 

En realidad, con esta definición no estaríamos lejos de lo que podría ser un libro para adultos. Sin embargo, no es el qué sino el cómo se plasman los contenidos lo que le da carácter infantil a este libro. Desarrollado por dos profesionales acostumbrados a organizar talleres infantiles, el contenido está adaptado a sus lectores tanto en el planteamiento como en el lenguaje, la extensión de los textos o la colorida maquetación.

En 134 páginas y 16 capítulos, los autores han abordado prácticamente todo lo relacionado con la fotografía: la historia del medio, los tipos de cámara, los conceptos de composición, enfoque, formato y los géneros (retrato, autorretrato, animales, submarina, nocturna, reportaje, abstracta, blanco y negro) y finalizan cada capitulo con fotos de un autor de calidad heterogénea..

 

8235996668?profile=RESIZE_710x

 

Aunque mi experiencia en educación infantil es nula, mi impresión es que este libro necesita una lectura con el acompañamiento de un adulto, que pueda ayudar a asimilar los contenidos. Esto quizás no sea necesario con un preadolescente pero sí en edades inferiores.

A parte del público infantil como destinatario obvio de este libro, posiblemente también constituya un buen material de referencia para cualquiera que desee organizar talleres fotográficos para niños.

El libro puede adquirirse en este enlace: Descubre la fotografía. Mirar, crear y disfrutar desde la infancia

 

Leer más…

Fotografía de arquitectura e interiorismo es el último título publicado por FotoRuta dentro de su colección Consigue realizar 50 imágenes espectaculares. Este libro viene firmado por Victor Sájara quien muestra en la obra un porfolio compuesto de imágenes de su trabajo profesional para diferentes clientes. En el conjunto se  incluyen fotografías de arquitectura, decoración, industriales, nocturnas, artísticas e imágenes de detalle.

Con esta selección de imágenes, Victor Sájara demuestra que no es necesario que una fotografía arquitectónica resulte técnicamente compleja para conseguir un buen trabajo. 

Al contrario de lo que podría esperarse, ninguna de las imágenes mostradas en el libro ha sido tomada mediante cámara técnica – las cámaras de frontal y respaldo descentrable – 

ni tampoco el autor ha utilizado objetivos descentrables montados en sus cámaras réflex – unas APSC, otras de formato completo – sino que ha confiado la corrección de las perspectivas al cuidado en la toma y el posterior procesamiento de la imagen en Photoshop.

En la introducción del libro, Sáhara define en pocas palabras y pocos conceptos cuáles son los requisitos de una fotografía arquitectónica: debe reflejar la escala del proyecto y su relación con el entorno, las imágenes tienen que ser diáfanas, enfocadas y estar tomadas en condiciones climáticas que favorezcan la estética del edificio, el color debe de escribir fielmente la realidad y las perspectivas verticales tienen que ser perfectas.

Cómo corresponde a la estructura fija de la colección Consigue realizar 50 imágenes espectaculares, el texto introductorio donde se desarrollan los conceptos teóricos y prácticos relacionados con la especialidad que da título a la obra tiene un tratamiento ligero y recoge, en tan solo 33 páginas, consejos y conceptos sencillos que sirven para introducir al lector en el ABC de la especialidad.

El resto de la obra está dedicado a las 50 imágenes elegidas por el autor para ejemplificar las distintas posibilidades y requerimientos de la fotografía arquitectónica y sus derivados.

Siguiendo la línea de diseño de la colección, a cada una de las 50 fotografías se le dedican dos páginas enfrentadas, una reproduce la fotografía y en la otra se hace una descripción de la toma, se razona la composición escogida y se da información sobre la técnica fotográfica empleada y las dificultades que implicaba la toma. Ocasionalmente se incluye también alguna otra imagen de menor tamaño que contextualiza la imagen grande elegida y siempre, figuran destacados los datos técnicos de la toma: cámara, objetivo, apertura, velocidad, filtros, etc.

Precisamente, un rápido vistazo a los datos técnicos de las imágenes evidencia que Victor Sájara fundamenta el éxito de sus imágenes en una cuidada composición, una acertada elección del momento de la toma a lo largo del día, y un buen procesado posterior de las imágenes. 

Por el contrario, el equipo fotográfico empleado en las tomas no es especialmente exigente, de alta gama o especializado. No hay rastro de cámaras técnicas, ni siquiera de objetivos descentrables para réflex. Todas las fotografías están hechas con cámaras reflex, unas de formato completo, otras APS-C,   e incluso alguna, tomada con teléfono móvil. La elección de las ópticas va en paralelo ya que la inmensa mayoría de las fotos están realizadas con objetivos zoom gran angulares tipo 17-40 mm o 12-24mm.7.

Posiblemente, el acopio de experiencias recogido en las páginas de este libro, le resulte de interés a todos aquellos que dan sus primeros pasos en la fotografía de arquitectura e interiorismo.

El libro puede adquirirse desde este enlace: Fotografía de arquitectura e interiorismo. Consigue realizar 50 imágenes espectaculares

Leer más…

Luz y Tinta Nº 106. Noviembre 2020

 

PRESENTACIÓN

De ‘presentaciones’ y otras mudanzas

Un atento lector de Luz y Tinta, Alipio, para el que se reclama con toda razón el título honorífico de cronista oficial de la revista, en su comentario del mes anterior dice de esta Presentación: “que no sé porque se llama presentación, ya que no presenta nada, más bien, se asemeja a las editoriales, que marcan un poco el perfil o la línea del editor, analizando un poco las circunstancias del momento”. Tiene en parte razón nuestro buen amigo, pero cuando elegí el título de esta sección y preferí “Presentación” a “Editorial” lo hice consciente de que podría servirnos para un roto —presentar los contenidos o parte de los contenidos del número— y para un descosido: presentar ideas propias sobre temas de actualidad, muchas veces inevitables. Si atendemos a la definición que la Real Academia da de ‘presentación’ —“Hacer manifestación de algo...”— ambas “presentaciones” son válidas y han sido utilizadas en esta sección, quizás con mayor propensión a la idea de editorial, sobre todo en los últimos tiempos en que ruge la marabunta fuera de nuestras páginas y resulta difícil hurtarse a sus ecos.

Tras este desahogo semántico —uno no puede negar de dónde viene— recojo otro guante de Alipio. Dice que en mi cuento sobre el zafarrancho en el despacho cabe el alivio de que solo se trata de una limpieza general. Peor hubiera sido una mudanza, agrega. Claro que sí. Aunque siempre tengo muy presente aquello de san Ignacio: “En tiempos de tribulación, no hacer mudanza”, entendiendo —volvemos a la semántica— la locución adverbial ‘hacer mudanza’ como portarse con inconsecuencia.

No haremos, pues, mudanza en estos tiempos de tribulación —o de ‘desolación’, que parece fue el original ignaciano— en que suenan tantos cantos de sirena anunciando el fin del mundo, en que la política española se deshilacha por todas sus costuras y en que ni gobierno central ni comunidades autónomas ni ayuntamientos y diputaciones son capaces de ponerse de acuerdo en algo tan sencillo como afirmar que el problema es el virus y que debe enfrentársele médicamente, cosa que ya dije en la presentación del mes pasado y, aunque nunca está mal en insistir en lo obvio, tampoco se trata de repicar campanas que más confunden que informan.

Por último, y ya que estamos en la ‘presentación’ de este número 106, una nota meramente editorial. En el pasado número, en la brevísima biografía de Alfonso Camín que se anteponía a su cuento “Las ideas de Juan de Pin” se nos coló un gazapo: la fecha de nacimiento de Camín no es 1905, como poníamos, sino 1890, como oportunamente nos hizo ver Albino Suárez, el máximo conocedor y defensor del poeta. A propósito del traspié le pedimos a Albino que nos enviase una biografía de Camín, cosa que hizo oportunamente, pero a día de hoy, en que debo cerrar la revista, las fotos que también envió se han perdido en algún recoveco de Internet, por lo que deberemos esperar al número siguiente para enmendar nuestra inicial inexactitud.

Y ya, para finalizar, una nota de color: como mudanza en toda regla la que comienza en la Casa Blanca tras el controvertido descalabro electoral de Donald Trump que solo acepta los resultados de las urnas cuando le favorecen. Vae victis!

Francisco Trinidad

Para descargar la revista en formato "pdf" PINCHA AQUí

Para descargar la revista en formato multimedia con videos incluidos, leerla o comprarla PINCHA AQUÍ

También puedes leerla a continuación sin moverte de aquí en Moldeando la luz:

 



Leer más…

Libro recomendado para el mes de Noviembre 2020

8100173061?profile=RESIZE_710x

Un libro sobre la fotografía documental en toda su crudeza

Javier Sánchez-Monge, uno de los fotógrafos españoles más premiados por sus imágenes documentales y de reportaje, ha publicado de la mano de photoCLUB (Anaya Multumedia) una interesantísima obra titulada El Arte de la Fotografía Documental. Una odisea entre el cielo y el infierno, en la que da una vibrante visión de primera mano del trabajo del fotógrafo centrado en la documentación social y las vicisitudes que atraviesa para realizar su labor.

Es un libro sobre fotografía documental en el que no se enseña nada que tenga que ver con la técnica fotográfica, las cámaras o el equipo. El foco del autor se orienta decididamente a poner al lector en contacto con la realidad, muchas veces las penurias emocionales y físicas, que el fotorreportero afronta para desarrollar su trabajo. 

 

Para conseguir este objetivo, inicia el libro con tres capítulos en los que de forma divulgativa cuenta qué es un proyecto documental, cómo se prepara y documenta antes de iniciar la realización del trabajo, cómo acceder a lugares y situaciones no fácilmente accesibles y cómo puedes llegar a conseguir la invisibilidad que te permite captar imágenes espontáneas en entornos extraños. En estos capítulos desgrana algunos conocimientos sobre la importancia de los intermediarios locales (fixer) para abrirte puertas y comunicarte en otras lenguas o los consejos sobre cómo comportarte en culturas ajenas.

Sánchez-Monge advierte en la introducción de su libro que nada de lo contenido en él es algo que te enseñen en las escuelas de fotografía. Creo que tiene bastante razón,  especialmente, cuando en la segunda parte del libro incluye cinco capítulos cada uno de los cuales relata extensamente sus experiencias personales a la hora de plantear y desarrollar sendos trabajos documentales a cada cual más interesante: la vida en el basurero de Siem Reap, el calentamiento global, los ataques con ácido, la masacre de los rohinyá y la catástrofe humana causada en Filipinas por el tifón Haiyan en 2013.

A Sánchez-Monge le gusta escribir y en estos capítulos lo demuestra haciendo unas narraciones de las situaciones vividas que transmiten con realismo y crudeza el entorno en el que el fotógrafo documental, en este caso él en primera persona, se sumerge para realizar bien su trabajo en medio de situaciones de las que no es fácil no salir tocado por el estrés postraumático.

La biografía de Sanchez-Monge es cualquier cosa menos convencional. Sus Padres desarrollaban labores humanitarias en el Sáhara, estudió en Alemania y en España, habla fluidamente inglés, francés y español pero puede también expresarse en ruso, alemán y chino, esto último gracias a que su mujer es taiwanesa. Con ese bagaje en la mochila ha recorrido medio mundo especialmente el sureste asiático y ha cosechado numerosos premios internacionales.

El libro refleja a la perfección el resultado de su elección vital y su posicionamiento del lado de los desfavorecidos y las víctimas y también, por contraposición, cierta incomprensión hacia los valores y aspiraciones de los habitantes del mundo privilegiado.

Para ilustrar las 216 páginas que componen la obra, Sánchez-Monge ha decidido seleccionar imágenes tanto en blanco y negro como en color, que son posiblemente las más estético-artísticas de cada uno de sus reportajes. No eluden en modo alguno la crudeza de las situaciones, pero las reflejan con unos valores plásticos considerables. En este aspecto, es reseñable el cuidado del autor en el posprocesamiento de sus fotografías que está muy por encima de la media de los reportajes convencionales.

Creo que esta obra proporciona un baño de realidad que pone los pies en el suelo de quienes tienen la vocación de dedicarse a la fotografía documental y humanitaria.

La obra puede adquirirse a través de este enlace: El Arte de la Fotografía Documental. Una odisea entre el cielo y el infierno.

Y si te interesa el oficio de reportero, mira la reseña de este otro libro: La biblia del reportaje gráfico

 

Leer más…

Luz y Tinta Nº 105. Octubre 2020

8019918091?profile=RESIZE_710x

 

Presentación

Carta abierta a un político sensato

Muy señor mío:

No sé si estoy incurriendo en algún tipo de absurdo al mezclar los conceptos de ‘político’ y ‘sensato’, pues la política, vista desde fuera, parece una completa insensatez. Sí, sí, ya sé, disculpe usted, que los políticos se dejan la piel en el intento, que son incomprendidos en su lucha por el interés general y que, tópico arriba o abajo, todo su empeño gira en la noria del bienestar de sus votantes y conciudadanos. Conozco el percal, de tanto como lo oigo repetir, mañana, tarde y noche. Lo que pasa es que lo repiten tanto que uno acaba acostumbrándose a la música y se olvida de la letra. Claro que son ustedes —o la mayoría de ustedes, tampoco hay que generalizar— los que hace tiempo se han olvidado del significado de una letra que repiten como un eslogan lejano. Como aquello quizás de la “chispa de la vida” que nos largaba la Coca-Cola cuando yo era joven y que ahora ha perdido todo el sentido, porque los tiempos son otros, las necesidades son otras y otros son los caminos que aún hoy nos llevan a Roma. No sé si me entiende.

Por eso dudo de que política y sensatez vayan de la mano, aunque me concedo algún resquicio a la duda y aún creo que haya políticos sensatos. Al menos uno, al que dirijo esta carta abierta, sin más pretensión que expresarle mi perplejidad por lo que últimamente está pasando en el ámbito político español. O más concretamente, para no generalizar, que las comparaciones se dicen odiosas, en el ámbito político madrileño. Claro que como Madrid es el rompeolas de todas las Españas muchos de los disparates que allí se generan llegan en forma de resaca al resto de España.

Me explico.

Madrid está atravesando una pandemia terrible, por causa del Covid-19, por otro nombre Coronavirus. Hay contagios diarios, hospitalizaciones diarias y muertes diarias. Es un tema de salud que en mi ingenuidad creo que hay que enfocar médicamente. Ya digo, en mi ingenuidad, que tiene poco de política, pues nunca he recibido de la política otra cosa que malos tragos. O sea, por resumir, es un problema médico que hay que atacar médicamente. Pura tautología. Pues bien, y este es el meollo de mi carta, los políticos madrileños se empeñan en enredarlo todo políticamente y, en lugar de buscar soluciones médicas, se empecinan en buscar culpables políticos de una situación que se les ha ido de las manos porque no la entienden. Aparcan el problema médico, que es el problema de los ciudadanos que dicen representar y que les eligieron en su día para eso, y sacan el ábaco de contabilizar votos, engolan la voz y cargan contra el enemigo. Pero no el enemigo sanitario, esa puta pandemia que nos envenena el alma y las listas de espera de los hospitales, sino contra el enemigo político, ese que puede hacerles perder votos si los ciudadanos votantes entienden que puede aportar soluciones.

Mientras tanto el coronavirus se descojona de la risa.

Y termino mi carta. Los ciudadanos de a pie, los que no soñamos con cargos institucionales ni con reforzar nuestro sueldo con cargos que igual nos quedan anchos, solo demandamos soluciones médicas al problema médico. Que ustedes se diviertan en el Congreso y en las ruedas de prensa adyacentes buscándole tres pies al gato electoral y señalando los defectos del contrario, a nosotros simplemente nos cabrea. Bueno, y nos asquea. Que yo sepa no los elegimos en su día para que nos irriten con este circo electoraloide. Pero, aunque se hayan olvidado del por qué fueron elegidos y sé que la comodidad de sus escaños no es propicia para tal recuerdo, me gustaría insistir en que los problemas médicos se atajan desde la medicina y que la política debe ser solo un vehículo para facilitar los medios. Pura ingenuidad..

En fin, preso de esta mi ingenuidad, dirijo esta carta a algún político sensato, consciente de que, si alguno hubiere todavía y a la vista de los últimos despropósitos madrileños, seguramente habrá presentado su dimisión antes de que esta carta llegue a su poder.

Atentamente,                                                                                                                                                         

                                                                                                                                                                     Francisco Trinidad

 

Para descargarla en formato "Pdf" PINCHA AQUÍ

Para verla fuera de esta página, y también comprarla si se desea PINCHA AQUÍ

La venta de la revista, es ajena tanto a la dirección de Luz y Tinta como a la administración de Moldeando la luz, es un servicio que ofrece la plataforma ISSUU, lugar donde están alojadas las revistas de Luz y Tinta

 



Leer más…