Publicaciones de Guendy (JLCP) (420)

Ordenar por

Luz y Tinta Nº 108 Enero 2021

8396207663?profile=RESIZE_710x

Presentación

Queridos Reyes Magos:

Como cada año corresponde enviar esta carta, siquiera virtual, en la que los niños piden juguetes, como corresponde a su edad, y los adultos expresamos deseos más inmateriales, sabedores que tales deseos no siempre caminan la senda de la realidad. Desde LUZ Y TINTA, aprovechando este primer número del año también tenemos nuestro particular repertorio de pretensiones.

En primer lugar, salud. Después del desventurado 2020, en que se quebró la salud de muchos, mientras los demás acumulábamos todos los temores, esperemos que este 2021 que acabamos de empezar nos traiga sobre todo esperanza y vacunas, muchas vacunas a modo de cortafuegos que nos impermeabilicen frente a los contagios y sus riesgos.

En cuanto a la política, que en el malhadado 2020 ha marcado el límite de la insensatez, solo pedimos que nuestros políticos —es decir, nuestros representantes— bajen a la arena, que entiendan que las instituciones y las leyes tienen que estar al servicio de los ciudadanos y que no son únicamente para alimentar sus polémicas de salón, por no decir sus peleas de gallos.

En el ámbito cultural, quisiéramos retomar el camino abandonado el año pasado y volver a participar en actos culturales, conciertos multitudi- narios, encuentros de todo tipo en que el intercambio nos lleve al enrique- cimiento. Y ello sin miedo al contagio, sin temor al otro. Aunque somos conscientes de que lo que se quebró en los meses pasados será muy difícil recuperarlo en los venideros. Al menos de momento.

En cuanto a la familia y los amigos nos gustaría recuperar los abra- zos que nos debemos, las veladas que no compartimos, los momentos de intimidad familiar que hemos esquinado para evitar el paso franco de la pandemia.

Y en fin, para Moldeando la luz y para LUZ Y TINTA solamente que prosiga la creatividad. Dentro de un tiempo, cuando analicemos estos meses últimos con alguna perspectiva, veremos que tanto en nuestra plataforma como en nuestra revista estos meses han transcurrido con la misma pasión creativa de siempre. Es lo que deseamos para los meses y años próximos.

Con nuestros mejores deseos para 2021.

Para descargar la revista en formato pdf PINCHA AQUÍ

Puedes ver la revista, descargarla o comprarla en la plataforma ISSUU. Pincha Aquí

También puedes verla aquí en multimedia a continuación:

 

 


Leer más…

Libro Gratis del mes de Enero 2021

8372393476?profile=RESIZE_710x

Historia del Cine de Román GUBERN

Esta Historia del cine, de Román Gubern, aparecida en dos volúmenes en 1969, ha sido traducida y repetidamente editada, en versiones sucesivamente revisadas, hasta 2001, convirtiéndose en un referente clásico sobre esta materia, utilizado como texto docente en muchas universidades, como obra de consulta o como relato ameno de la historia del nacimiento de un nuevo arte y medio de comunicación audiovisual que ha configurado un nuevo lenguaje artístico, un imaginario colectivo, un moldeador de costumbres sociales, un medio de propaganda ideológica y una forma de entretenimiento masivo.

Agotada a lo largo de más de una década, esta obra reaparece ahora en una versión revisada, actualizada y en un nuevo formato. En ella se describe la historia de un espectáculo popular que nació como una derivación de la instantánea fotográfica gracias al ingenio de inventores e industriales del siglo XIX (Edison y Lumière), creció en barracas de feria o espectáculos de music hall y llegó a convertirse en fábrica de sueños colectivos en templos de mármol y de suntuosos cortinajes, para recluirse luego en minisalas, pantallas de televisión o en soportes informáticos.

El libro describe tanto su evolución estética, como forma artística de la modernidad occidental que ha influido profundamente en otras artes, como su evolución técnica y sus implicaciones socioeconómicas e ideológicas. Agente activo de propaganda política ya desde la guerra de Cuba (1898), la de los bóxers en China (1899-1901) y la ruso-japonesa (1904-1905), supo entablar un fructífero diálogo con los movimientos de vanguardia del siglo XX e inscribirse en las revoluciones estéticas e intelectuales desarrolladas a lo largo de más de un siglo.

Pero de su diversificada cantera imaginativa surgieron también historias de aventuras en parajes exóticos, dramas amorosos, sátiras del poder político o económico, gestas heroicas y tenebrosas intrigas criminales. Por no mencionar sus arquetipos de atractivo erótico y sus modelos de seducción, que influirían en los gustos de las masas.

Para descargar el libro gratis PINCHA AQUÍ

Leer más…

Libro recomendado para el mes de Enero 2021

CurArte, profundo retrato de la sanidad española por Tino Soriano

Tino Soriano acaba de publicar un nuevo  libro pero nada tiene que ver con los últimos que hemos reseñado desde estas páginas y que versan sobre la fotografía como profesión y nos enseñan su filosofía fotográfica o las claves del reportaje gráfico y la fotografía de viajes. En esta ocasión, lo que nos trae Tino Soriano de la mano de la colección Fotoclub de Anaya Multimedia es un libro de obra. Se llama CurArte, 40 años fotografiando la sanidad española y recoge el trabajo de décadas deambulando con compromiso y empatía por los pasillos, los quirófanos y las habitaciones de hospitales en España y otros lugares del mundo donde ejercen nuestros médicos.

Era este mismo año 2020, coincidiendo con la pandemia, cuando Tino Soriano inauguró una exposición con este mismo tema. Latidos en un hospital, se llamaba y venía a ser un aperitivo de este plato principal que constituye la obra que ahora llega a las librerías.

El libro como tal es bastante singular. No incluye índice ni número de página y su encuadernación recuerda, no por casualidad, a la de los álbumes fotográficos que encargamos con tapas gruesas y ligeramente mullidas. También el formato los remeda, con unas amplias dimensiones de 24 x 32 cm. 

Por lo que respecta al contenido, es eminentemente fotográfico, sólo un pie de foto aquí y allá da alguna explicación de lo que vemos, el resto entra completamente por los ojos y es autoexplicativo.

Pese a la carencia de índice, el libro sí que cuenta con una estructura clara dividida en seis partes dedicada a diversos aspectos y situaciones de la atención médica. Así, abriendo el libro encontramos El Templo de los sabios, el Instituto mental dedicado a un psiquiátrico; le sigue Cuando Mahoma va a la montaña, la medicina en movimiento focalizado en los médicos rurales y las visitas domiciliarias de los servicios de emergencia; El camino se hace al andar, cuando salvar vidas es aventurarse que se centra en la práctica de la medicina en zonas conflictivas y carentes de medios;  Salvar vidas, regalar sonrisas que es el retrato humano de las alegrías en medio de la tragedia que se vive cada día en el hospital;  El futuro es un desafío presente dónde refleja la investigación, los medios y las prácticas actuales en la medicina más desarrollada; y, finalmente, Entre bambalinas con imágenes dedicadas, como él mismo dice, a quienes no se ven y siempre están, es decir, todo el personal auxiliar necesario para que los hospitales puedan desarrollar su día a día.

El conjunto del libro impresiona por su humanidad y por la capacidad que demuestra Tino Soriano de empatizar con enfermeros, médicos, pacientes, personal auxiliar…en fin, con todo aquel que se encuentra en su camino. También impresiona por dejar patente la inigualable capacidad de la fotografía para dejar fijadas en la memoria situaciones de una manera indeleble pese a su economía de medios.

Para entender la profundidad comunicativa de sus imágenes y la fluidez con la que se mueve el autor en el medio hospitalario, conviene recordar dos cosas. Primero, que lo ha frecuentado profesionalmente durante cuarenta años y, segundo, que fue en un hospital donde tuvo su primer trabajo, donde cogió por primera vez las cámaras profesionalmente para fotografiar una autopsia y que siguió haciéndolo como fotógrafo de la institución durante un tiempo hasta que, finalmente, lo dejó para dedicarse a la fotografía de viajes y aventura que era, de siempre, su vocación.

El libro puede adquirirse en este enlace: CurArte: 40 años fotografiando la sanidad española

Leer más…

Luz y Tinta Nº107 Diciembre 2020

Un año para olvidar

2020. Dos mil veinte. Jamás olvidaremos este año. Jamás olvidaremos un año en el que hemos visto cómo se removían los cimientos del mundo, cómo el Covid-19 atacaba sin complejos la línea de flotación de nuestra vida, cómo saltaba por los aires una forma de vivir. A 10 de diciembre, cuando publicamos este nuevo número de Luz y Tinta, aún no sabemos cómo vamos a terminar, cómo se va a solucionar este problema mundial que nos está sacudiendo desde principios de este inolvidable 2020. Se habla todos los días de nuevos contagios, de nuevos ingresos hospitalarios y, lo que es más preocupante, de nuevos muertos, dejando un eco de muerte y un poso de preocupación en cada noticia. Y aunque se nos habla ya de las vacunas, que están ya ahí y que van a contribuir a mitigar parte del dolor y del temor que nos sobrecoge, no se ve aún la luz al final del túnel o, por decirlo de otra manera, la poca luz que se atisba no es suficiente para iluminar de pleno y lo único que consigue es sembrar de más sombras nuestro entorno.

Por eso he titulado esta nota con la idea de olvidar este año que nos ha enredado de mala manera con su agobiante avance. Y es que el muy puñetero 2020, no lo olvidemos, es año bisiesto. No soy muy proclive a la superstición que envuelve a estos años irregulares —Año bisiesto, año siniestro, recoge la paremiología popular—, aunque se citan a la sazón catástrofes sin número que han ocurrido en estos años con veintinueve días en el mes de febrero, como el comienzo de la guerra civil española o el asesinato de John Lennon, cuya efemérides se celebra estos días, o de Martin Luther King, Gianni Versace o Federico García Lorca, todos ellos ocurridos en año bisiesto, junto con muchos otros, sin olvidar el hundimiento del Titanic o el escándalo Watergate que terminó con la presidencia de Richard Nixon, para no alargar la lista. Claro que en el otro plato de la balanza podríamos citar miles y miles de asesinatos, de famosos y no famosos, y miles y miles de catástrofes naturales o provocadas por el hombre, como los atentados del 11 de septiembre que derribaron las Torres Gemelas, la bomba sobre Hiroshima o el inicio de la Primera Guerra Mundial. Fuera de peculiaridades del calendario, desde que el mundo es mundo y desde que el hombre es hombre los asesinatos, desastres y calamidades de todo tipo se han ido sucediendo —y se suceden, no lo olvidemos— con una regularidad asfixiante que nada tiene que ver con un día de más o de menos en el decurso de un año y sí con la propia condición humana y su capacidad para intervenir en el ritmo natural de las cosas.

Así que, para cerrar esta reflexión, espero que durante los próximos meses se sucedan hechos fortuitos o provocados por la ciencia o la casualidad que nos ayuden a olvidar este trágico 2020, al que aún le queda el estrambote de la Navidad, con la bizantina discusión —espero que solo subyacente al ámbito español— de si debemos celebrarlo en soledad o acompañados por nuestros familiares y por nuestros “allegados”, palabra que se ha instalado en el subconsciente colectivo como un mantra. Pasado este paréntesis de mazapanes y de villancicos, retomaremos las mascarillas, la esperanza en las vacunas, vengan de donde vengan, y la suspicacia ante el mal fario de los años bisiestos, como este 2020 que nos ha tocado padecer día a día, mes a mes, muerto a muerto.

Por eso, desde la redacción de Luz y Tinta deseamos a sus lectores y amigos que pasen unas alegres y cuidadosas navidades —el virus no entiende de fiestas—, que enfilen el año próximo con mayor suerte que en este que termina y que en las páginas que siguen encuentren un momento de tranquilidad para disfrutar de textos y fotos que pretenden ser un abrazo virtual en estos momentos en que no se aconsejan los abrazos físicos. Por ello, para recordarlo de vez en cuando durante la visión y/o lectura de estas páginas las hemos salpicado de símbolos navideños que solo pretenden recordar que el tiempo fluye y que la vida sigue, aunque haya momentos en que apetezca olvidarse de lo pasado y centrarse en las posibilidades del porvenir.

Francisco Trinidad

También puedes ver en multimedia en esta misma página a continuación:

 

 


Leer más…

Cómo enseñar fotografía a los niños, una guía práctica

En estas próximas vacaciones de Navidad, es una buena oportunidad para enseñar fotografía a los niños.

Para aquellos a quienes les gustaría que sus hijos, sobrinos o nietos se iniciaran en el mundo de la fotografía con fundamento, más allá de hacer simplemente clic en el móvil sin pensar, FotoRuta (JdeJ Editories) tiene en su colección un título título muy singular: Descubre la fotografía. Mirar, crear y disfrutar desde la infancia, dirigido a lectores de 6 años para arriba.

Está claro que no es lo mismo disparar una cámara que pensar en cómo hacer una fotografía y este texto, firmado por Amparo Muñoz Mrellá Javier Sancho Boils, se ha concebido para que los niños tomen consciencia del hecho fotográfico, de las decisiones que pueden tomar cuando captan una imagen y de las posibilidades expresivas que les aporta el tener cierto control sobre la técnica.

 

8235995684?profile=RESIZE_710x

 

En realidad, con esta definición no estaríamos lejos de lo que podría ser un libro para adultos. Sin embargo, no es el qué sino el cómo se plasman los contenidos lo que le da carácter infantil a este libro. Desarrollado por dos profesionales acostumbrados a organizar talleres infantiles, el contenido está adaptado a sus lectores tanto en el planteamiento como en el lenguaje, la extensión de los textos o la colorida maquetación.

En 134 páginas y 16 capítulos, los autores han abordado prácticamente todo lo relacionado con la fotografía: la historia del medio, los tipos de cámara, los conceptos de composición, enfoque, formato y los géneros (retrato, autorretrato, animales, submarina, nocturna, reportaje, abstracta, blanco y negro) y finalizan cada capitulo con fotos de un autor de calidad heterogénea..

 

8235996668?profile=RESIZE_710x

 

Aunque mi experiencia en educación infantil es nula, mi impresión es que este libro necesita una lectura con el acompañamiento de un adulto, que pueda ayudar a asimilar los contenidos. Esto quizás no sea necesario con un preadolescente pero sí en edades inferiores.

A parte del público infantil como destinatario obvio de este libro, posiblemente también constituya un buen material de referencia para cualquiera que desee organizar talleres fotográficos para niños.

El libro puede adquirirse en este enlace: Descubre la fotografía. Mirar, crear y disfrutar desde la infancia

 

Leer más…

Fotografía de arquitectura e interiorismo es el último título publicado por FotoRuta dentro de su colección Consigue realizar 50 imágenes espectaculares. Este libro viene firmado por Victor Sájara quien muestra en la obra un porfolio compuesto de imágenes de su trabajo profesional para diferentes clientes. En el conjunto se  incluyen fotografías de arquitectura, decoración, industriales, nocturnas, artísticas e imágenes de detalle.

Con esta selección de imágenes, Victor Sájara demuestra que no es necesario que una fotografía arquitectónica resulte técnicamente compleja para conseguir un buen trabajo. 

Al contrario de lo que podría esperarse, ninguna de las imágenes mostradas en el libro ha sido tomada mediante cámara técnica – las cámaras de frontal y respaldo descentrable – 

ni tampoco el autor ha utilizado objetivos descentrables montados en sus cámaras réflex – unas APSC, otras de formato completo – sino que ha confiado la corrección de las perspectivas al cuidado en la toma y el posterior procesamiento de la imagen en Photoshop.

En la introducción del libro, Sáhara define en pocas palabras y pocos conceptos cuáles son los requisitos de una fotografía arquitectónica: debe reflejar la escala del proyecto y su relación con el entorno, las imágenes tienen que ser diáfanas, enfocadas y estar tomadas en condiciones climáticas que favorezcan la estética del edificio, el color debe de escribir fielmente la realidad y las perspectivas verticales tienen que ser perfectas.

Cómo corresponde a la estructura fija de la colección Consigue realizar 50 imágenes espectaculares, el texto introductorio donde se desarrollan los conceptos teóricos y prácticos relacionados con la especialidad que da título a la obra tiene un tratamiento ligero y recoge, en tan solo 33 páginas, consejos y conceptos sencillos que sirven para introducir al lector en el ABC de la especialidad.

El resto de la obra está dedicado a las 50 imágenes elegidas por el autor para ejemplificar las distintas posibilidades y requerimientos de la fotografía arquitectónica y sus derivados.

Siguiendo la línea de diseño de la colección, a cada una de las 50 fotografías se le dedican dos páginas enfrentadas, una reproduce la fotografía y en la otra se hace una descripción de la toma, se razona la composición escogida y se da información sobre la técnica fotográfica empleada y las dificultades que implicaba la toma. Ocasionalmente se incluye también alguna otra imagen de menor tamaño que contextualiza la imagen grande elegida y siempre, figuran destacados los datos técnicos de la toma: cámara, objetivo, apertura, velocidad, filtros, etc.

Precisamente, un rápido vistazo a los datos técnicos de las imágenes evidencia que Victor Sájara fundamenta el éxito de sus imágenes en una cuidada composición, una acertada elección del momento de la toma a lo largo del día, y un buen procesado posterior de las imágenes. 

Por el contrario, el equipo fotográfico empleado en las tomas no es especialmente exigente, de alta gama o especializado. No hay rastro de cámaras técnicas, ni siquiera de objetivos descentrables para réflex. Todas las fotografías están hechas con cámaras reflex, unas de formato completo, otras APS-C,   e incluso alguna, tomada con teléfono móvil. La elección de las ópticas va en paralelo ya que la inmensa mayoría de las fotos están realizadas con objetivos zoom gran angulares tipo 17-40 mm o 12-24mm.7.

Posiblemente, el acopio de experiencias recogido en las páginas de este libro, le resulte de interés a todos aquellos que dan sus primeros pasos en la fotografía de arquitectura e interiorismo.

El libro puede adquirirse desde este enlace: Fotografía de arquitectura e interiorismo. Consigue realizar 50 imágenes espectaculares

Leer más…

Luz y Tinta Nº 106. Noviembre 2020

 

PRESENTACIÓN

De ‘presentaciones’ y otras mudanzas

Un atento lector de Luz y Tinta, Alipio, para el que se reclama con toda razón el título honorífico de cronista oficial de la revista, en su comentario del mes anterior dice de esta Presentación: “que no sé porque se llama presentación, ya que no presenta nada, más bien, se asemeja a las editoriales, que marcan un poco el perfil o la línea del editor, analizando un poco las circunstancias del momento”. Tiene en parte razón nuestro buen amigo, pero cuando elegí el título de esta sección y preferí “Presentación” a “Editorial” lo hice consciente de que podría servirnos para un roto —presentar los contenidos o parte de los contenidos del número— y para un descosido: presentar ideas propias sobre temas de actualidad, muchas veces inevitables. Si atendemos a la definición que la Real Academia da de ‘presentación’ —“Hacer manifestación de algo...”— ambas “presentaciones” son válidas y han sido utilizadas en esta sección, quizás con mayor propensión a la idea de editorial, sobre todo en los últimos tiempos en que ruge la marabunta fuera de nuestras páginas y resulta difícil hurtarse a sus ecos.

Tras este desahogo semántico —uno no puede negar de dónde viene— recojo otro guante de Alipio. Dice que en mi cuento sobre el zafarrancho en el despacho cabe el alivio de que solo se trata de una limpieza general. Peor hubiera sido una mudanza, agrega. Claro que sí. Aunque siempre tengo muy presente aquello de san Ignacio: “En tiempos de tribulación, no hacer mudanza”, entendiendo —volvemos a la semántica— la locución adverbial ‘hacer mudanza’ como portarse con inconsecuencia.

No haremos, pues, mudanza en estos tiempos de tribulación —o de ‘desolación’, que parece fue el original ignaciano— en que suenan tantos cantos de sirena anunciando el fin del mundo, en que la política española se deshilacha por todas sus costuras y en que ni gobierno central ni comunidades autónomas ni ayuntamientos y diputaciones son capaces de ponerse de acuerdo en algo tan sencillo como afirmar que el problema es el virus y que debe enfrentársele médicamente, cosa que ya dije en la presentación del mes pasado y, aunque nunca está mal en insistir en lo obvio, tampoco se trata de repicar campanas que más confunden que informan.

Por último, y ya que estamos en la ‘presentación’ de este número 106, una nota meramente editorial. En el pasado número, en la brevísima biografía de Alfonso Camín que se anteponía a su cuento “Las ideas de Juan de Pin” se nos coló un gazapo: la fecha de nacimiento de Camín no es 1905, como poníamos, sino 1890, como oportunamente nos hizo ver Albino Suárez, el máximo conocedor y defensor del poeta. A propósito del traspié le pedimos a Albino que nos enviase una biografía de Camín, cosa que hizo oportunamente, pero a día de hoy, en que debo cerrar la revista, las fotos que también envió se han perdido en algún recoveco de Internet, por lo que deberemos esperar al número siguiente para enmendar nuestra inicial inexactitud.

Y ya, para finalizar, una nota de color: como mudanza en toda regla la que comienza en la Casa Blanca tras el controvertido descalabro electoral de Donald Trump que solo acepta los resultados de las urnas cuando le favorecen. Vae victis!

Francisco Trinidad

Para descargar la revista en formato "pdf" PINCHA AQUí

Para descargar la revista en formato multimedia con videos incluidos, leerla o comprarla PINCHA AQUÍ

También puedes leerla a continuación sin moverte de aquí en Moldeando la luz:

 



Leer más…

Libro recomendado para el mes de Noviembre 2020

8100173061?profile=RESIZE_710x

Un libro sobre la fotografía documental en toda su crudeza

Javier Sánchez-Monge, uno de los fotógrafos españoles más premiados por sus imágenes documentales y de reportaje, ha publicado de la mano de photoCLUB (Anaya Multumedia) una interesantísima obra titulada El Arte de la Fotografía Documental. Una odisea entre el cielo y el infierno, en la que da una vibrante visión de primera mano del trabajo del fotógrafo centrado en la documentación social y las vicisitudes que atraviesa para realizar su labor.

Es un libro sobre fotografía documental en el que no se enseña nada que tenga que ver con la técnica fotográfica, las cámaras o el equipo. El foco del autor se orienta decididamente a poner al lector en contacto con la realidad, muchas veces las penurias emocionales y físicas, que el fotorreportero afronta para desarrollar su trabajo. 

 

Para conseguir este objetivo, inicia el libro con tres capítulos en los que de forma divulgativa cuenta qué es un proyecto documental, cómo se prepara y documenta antes de iniciar la realización del trabajo, cómo acceder a lugares y situaciones no fácilmente accesibles y cómo puedes llegar a conseguir la invisibilidad que te permite captar imágenes espontáneas en entornos extraños. En estos capítulos desgrana algunos conocimientos sobre la importancia de los intermediarios locales (fixer) para abrirte puertas y comunicarte en otras lenguas o los consejos sobre cómo comportarte en culturas ajenas.

Sánchez-Monge advierte en la introducción de su libro que nada de lo contenido en él es algo que te enseñen en las escuelas de fotografía. Creo que tiene bastante razón,  especialmente, cuando en la segunda parte del libro incluye cinco capítulos cada uno de los cuales relata extensamente sus experiencias personales a la hora de plantear y desarrollar sendos trabajos documentales a cada cual más interesante: la vida en el basurero de Siem Reap, el calentamiento global, los ataques con ácido, la masacre de los rohinyá y la catástrofe humana causada en Filipinas por el tifón Haiyan en 2013.

A Sánchez-Monge le gusta escribir y en estos capítulos lo demuestra haciendo unas narraciones de las situaciones vividas que transmiten con realismo y crudeza el entorno en el que el fotógrafo documental, en este caso él en primera persona, se sumerge para realizar bien su trabajo en medio de situaciones de las que no es fácil no salir tocado por el estrés postraumático.

La biografía de Sanchez-Monge es cualquier cosa menos convencional. Sus Padres desarrollaban labores humanitarias en el Sáhara, estudió en Alemania y en España, habla fluidamente inglés, francés y español pero puede también expresarse en ruso, alemán y chino, esto último gracias a que su mujer es taiwanesa. Con ese bagaje en la mochila ha recorrido medio mundo especialmente el sureste asiático y ha cosechado numerosos premios internacionales.

El libro refleja a la perfección el resultado de su elección vital y su posicionamiento del lado de los desfavorecidos y las víctimas y también, por contraposición, cierta incomprensión hacia los valores y aspiraciones de los habitantes del mundo privilegiado.

Para ilustrar las 216 páginas que componen la obra, Sánchez-Monge ha decidido seleccionar imágenes tanto en blanco y negro como en color, que son posiblemente las más estético-artísticas de cada uno de sus reportajes. No eluden en modo alguno la crudeza de las situaciones, pero las reflejan con unos valores plásticos considerables. En este aspecto, es reseñable el cuidado del autor en el posprocesamiento de sus fotografías que está muy por encima de la media de los reportajes convencionales.

Creo que esta obra proporciona un baño de realidad que pone los pies en el suelo de quienes tienen la vocación de dedicarse a la fotografía documental y humanitaria.

La obra puede adquirirse a través de este enlace: El Arte de la Fotografía Documental. Una odisea entre el cielo y el infierno.

Y si te interesa el oficio de reportero, mira la reseña de este otro libro: La biblia del reportaje gráfico

 

Leer más…

Luz y Tinta Nº 105. Octubre 2020

8019918091?profile=RESIZE_710x

 

Presentación

Carta abierta a un político sensato

Muy señor mío:

No sé si estoy incurriendo en algún tipo de absurdo al mezclar los conceptos de ‘político’ y ‘sensato’, pues la política, vista desde fuera, parece una completa insensatez. Sí, sí, ya sé, disculpe usted, que los políticos se dejan la piel en el intento, que son incomprendidos en su lucha por el interés general y que, tópico arriba o abajo, todo su empeño gira en la noria del bienestar de sus votantes y conciudadanos. Conozco el percal, de tanto como lo oigo repetir, mañana, tarde y noche. Lo que pasa es que lo repiten tanto que uno acaba acostumbrándose a la música y se olvida de la letra. Claro que son ustedes —o la mayoría de ustedes, tampoco hay que generalizar— los que hace tiempo se han olvidado del significado de una letra que repiten como un eslogan lejano. Como aquello quizás de la “chispa de la vida” que nos largaba la Coca-Cola cuando yo era joven y que ahora ha perdido todo el sentido, porque los tiempos son otros, las necesidades son otras y otros son los caminos que aún hoy nos llevan a Roma. No sé si me entiende.

Por eso dudo de que política y sensatez vayan de la mano, aunque me concedo algún resquicio a la duda y aún creo que haya políticos sensatos. Al menos uno, al que dirijo esta carta abierta, sin más pretensión que expresarle mi perplejidad por lo que últimamente está pasando en el ámbito político español. O más concretamente, para no generalizar, que las comparaciones se dicen odiosas, en el ámbito político madrileño. Claro que como Madrid es el rompeolas de todas las Españas muchos de los disparates que allí se generan llegan en forma de resaca al resto de España.

Me explico.

Madrid está atravesando una pandemia terrible, por causa del Covid-19, por otro nombre Coronavirus. Hay contagios diarios, hospitalizaciones diarias y muertes diarias. Es un tema de salud que en mi ingenuidad creo que hay que enfocar médicamente. Ya digo, en mi ingenuidad, que tiene poco de política, pues nunca he recibido de la política otra cosa que malos tragos. O sea, por resumir, es un problema médico que hay que atacar médicamente. Pura tautología. Pues bien, y este es el meollo de mi carta, los políticos madrileños se empeñan en enredarlo todo políticamente y, en lugar de buscar soluciones médicas, se empecinan en buscar culpables políticos de una situación que se les ha ido de las manos porque no la entienden. Aparcan el problema médico, que es el problema de los ciudadanos que dicen representar y que les eligieron en su día para eso, y sacan el ábaco de contabilizar votos, engolan la voz y cargan contra el enemigo. Pero no el enemigo sanitario, esa puta pandemia que nos envenena el alma y las listas de espera de los hospitales, sino contra el enemigo político, ese que puede hacerles perder votos si los ciudadanos votantes entienden que puede aportar soluciones.

Mientras tanto el coronavirus se descojona de la risa.

Y termino mi carta. Los ciudadanos de a pie, los que no soñamos con cargos institucionales ni con reforzar nuestro sueldo con cargos que igual nos quedan anchos, solo demandamos soluciones médicas al problema médico. Que ustedes se diviertan en el Congreso y en las ruedas de prensa adyacentes buscándole tres pies al gato electoral y señalando los defectos del contrario, a nosotros simplemente nos cabrea. Bueno, y nos asquea. Que yo sepa no los elegimos en su día para que nos irriten con este circo electoraloide. Pero, aunque se hayan olvidado del por qué fueron elegidos y sé que la comodidad de sus escaños no es propicia para tal recuerdo, me gustaría insistir en que los problemas médicos se atajan desde la medicina y que la política debe ser solo un vehículo para facilitar los medios. Pura ingenuidad..

En fin, preso de esta mi ingenuidad, dirijo esta carta a algún político sensato, consciente de que, si alguno hubiere todavía y a la vista de los últimos despropósitos madrileños, seguramente habrá presentado su dimisión antes de que esta carta llegue a su poder.

Atentamente,                                                                                                                                                         

                                                                                                                                                                     Francisco Trinidad

 

Para descargarla en formato "Pdf" PINCHA AQUÍ

Para verla fuera de esta página, y también comprarla si se desea PINCHA AQUÍ

La venta de la revista, es ajena tanto a la dirección de Luz y Tinta como a la administración de Moldeando la luz, es un servicio que ofrece la plataforma ISSUU, lugar donde están alojadas las revistas de Luz y Tinta

 



Leer más…

Un libro para comprender los objetivos y su forma de contar

7989321063?profile=RESIZE_710x

La visión del cineasta. El lenguaje de las ópticas es el segundo libro de Gustavo Mercado que Anaya Multimedia edita en español, nueve años después de su primer éxito,  La visión del cineasta. Las reglas de la composición cinematográfica y cómo romperlas.  ¿Un libro para creadores de vídeo y cine? Sí, evidentemente lo es, pero también supone una importante contribución para todo aquel fotógrafo que desea comprender bien las diferencias entre los distintos tipos de objetivos que el mercado pone a su disposición. Si a esto añadimos que las fronteras entre fotógrafos y videógrafos se cruzan cada vez más gracias a las serias capacidades de grabación de vídeo de las DSLR, nos encontramos ante un libro que puede interesar a un amplio rango de público.

Tal como plantea el autor, el actual mercado de cámaras réflex con y sin espejo permite la creación e filmaciones de aspecto profesional en las que el fotógrafo-vedeógrafo puede jugar creativamente con la profundidad de campo ya que la amplitud del sensor permite físicamente la creación de zonas de desenfoque y zonas de enfoque selectivo. Hoy con una cámara de objetivos intercambiables, tenemos a nuestra disposición una verdadero “arsenal” de herramientas al servicio de la expresividad y por eso es muy importante entender las diferencias entre los diferentes tipos de objetivos y focales y cómo y para qué emplearlas.

Con este planteamiento de base, Gustavo Mercado dedica la primera parte de su libro a desgranar los diferentes aspectos técnicos relacionados con la captación de la imagen (fija o en movimiento, igual da). Habla de los ángulos de visión de las ópticas, de la variación del aspecto de la imagen cuando se mantiene un determinado encuadre con ópticas diferentes o de cuando se mantiene la distancia de toma y se varían las lentes. Explica el efecto del diafragma sobre la profundidad de campo y la luz, comenta las diferencias en la signatura de los diafragmas en ópticas de fotografía (f) y cinematográficas (T). Explica qué es el punto dulce de una lente, habla del círculo de confusión, de la distancia hiperfocal, de la distorsión óptica, las aberraciones cromáticas, el flare, el bokeh… en fin todo lo relacionado con la costosa “cristalería” que los fotógrafos y cineastas llevamos a cuestas.

Para el desarrollo de todos esos contenidos el autor emplea las primeras setenta páginas del libro y a partir de ahí, la obra se torna más genuinamente cinematográfica. Lo que hace Mercado es definir, en sendos capítulos, seis conceptos básicos relacionados con las posibilidades de los objetivos y nos cuenta cómo esos conceptos permiten desarrollar recursos expresivos dentro de la narración fílmica.

Los conceptos-capítulos de los que estamos hablando son Espacio, Movimiento, Enfoque, Destellos, Distorsión y un último que el autor ha denominado como Intangibles. De este modo, en el apartado de espacio, por ejemplo, lo que hace Mercado es explicar cómo diferentes ópticas se pueden usar para plasmar sensaciones varias como confinamiento, vastedad, incomodidad, orden, etc.

Las explicaciones ofrecidas por el autor en cada uno de estos seis capítulos hacen referencia a ejemplos del séptimo arte y se ilustran con fotogramas de películas.

Tengo que decir que el libro me ha resultado interesante de leer, aunque debo confesar que me gusta mucho el mundo del cine y el diálogo entre fotografía y cinematografía me parece muy fructífero.

Leer más…

El director de fotografía Michael Chapman, que trabajó codo con codo con Martin Scorsese en Taxi DriverToro salvaje y The Last Waltz, ha muerto a los 84 años. La noticia fue dada a conocer por su propia esposa, la guionista Amy Holden Jones, a través de Twitter. Chapman, conocido como «el poeta de las aceras» por su trabajo en Taxi Driver, murió el domingo de una insuficiencia cardiaca en Los Ángeles (California). Su labor se vio recompensada con dos nominaciones al Óscar por Toro salvaje y El fugitivo, de Andrew Davis.

Por qué es importante: la labor de Chapman rodando en blanco y negro la brutalidad de los boxeadores en Toro salvaje aún se analiza en las escuelas de cine, al igual que sus movimientos de cámara, que hacen sentir al espectador como si estuviera dentro del ring.

 

Chapman, uno de los mejores directores de fotografía de la historia, comenzó trabajando como operador de cámara en títulos como LovingKlute y El Padrino, y poco tiempo después en Tiburón, el primer gran éxito de Steven Spielberg. Su debut como director de fotografía fue en El último deber, una cinta protagonizada por Jack Nicholson. Como curiosidad: colaboró con Scorsese en 1987 para grabar el videoclip de Bad, de Michael Jackson. Su último título como director de fotografía fue Un puente para Terabithia.

Chapman, pupilo del célebre Gordon Willis –también llamado el Príncipe de las Tinieblas tras su trabajo en El Padrino–, dejó su sello en obras tan conocidas como La invasión de los ladrones de cuerposLos fantasmas atacan al jefeLos cazafantasmas 2Poli de guarderíaDoc Hollywood o Space Jam. Y probó a ponerse detrás de la cámara como director y rodó, entre otras, las películas All the Right Moves, con Tom Cruise, y El clan del oso cavernario, protagonizada por Daryl Hannah. Apareció como actor, asimismo, en más de una docena de películas, siempre con cameos.

Leer más…

Luz y Tinta Nº 104. Septiembre 2020

7886818680?profile=RESIZE_710x

PRESENTACIÓN

Recordando los inicios

En estos casos, vía tópico, suele decirse: “y parece que fue ayer”. Y efectivamente parece que fue ayer cuando iniciamos esta gratificante aventura de Luz y TinTa. Aún recuerdo la primera conversación que tuve al respecto con Guendy: íbamos ambos en su coche, camino de “La encruciyá”, en Caso, cerca de Caleao. Es un bar donde solemos comer y charlar sin alivio; y allí certificamos el nacimiento de esta revista.

Creo recordar que era en la primavera de aquel año de 2011 y, tras varias conversaciones, y muchos apuntes, al final de aquel verano, el día 5 de septiembre de 2011 sacábamos a la luz digital el número 0. Acabo de verlo de nuevo —pura nostalgia—, con sus 30 páginas y una apuesta intrínseca que nos ha traído hasta aquí. 30 páginas, insisto, porque este número que hoy sacamos, septiembre de 2020, cierra con 356. Es curioso, pero de todos los colaboradores de aquel número solo quedamos en el intento José Luis Cuendia, “Guendy”, y yo mismo. Todos los demás, por razones diversas, han dejado de colaborar habitualmente. Me cabe la satisfacción de poder decir, bien alto y bien claro, que ninguno de los colaboradores de esta revista han sido invitados a marcharse, lo que habla a las claras de su buen hacer, y que lógicamente tienen las puertas abiertas. Que ya no estén habitualmente en nuestras páginas es comprensible: llevamos nueve años en esta singladura y cada uno tiene sus compromisos personales y su trayectoria privada y profesional que muchas veces resulta incompatible con proyectos como éste totalmente altruistas.

Otra de las grandes diferencias de aquel número con éste es su diseño. Era aquel número 0 más cerrado, centrado especialmente en el texto, que afectaba directamente al tamaño y disposición de las fotografías. Poco a poco, siguiendo sugerencias de los lectores y centrándonos en el objetivo final de la revista, se ha pasado a casi lo contrario: son las fotografías las que marcan el ritmo y disposición de las páginas, ganando con ello en pulcritud gráfica y en agilidad compositiva.

Por el medio quedan también algunos números extraordinarios, generalmente nacidos de semanas temáticas o concursos de Moldeando la luz. No me he parado a contarlos, pero son una buena muestra de la imbricación de Luz y TinTa y Moldeando, como no podía ser de otro modo. Dentro de estos números extraordinarios podríamos contar también al número 100, un esfuerzo editorial de gran calado que nos lleó casi a las 700 páginas, pero que supuso un importante encuentro con lectores y colaboradores.

Para finalizar este recorrido por la cresta de la notalgia me gustaría terminar agradeciendo a todos los colaboradores su trabajo mensual (sin ellos no habría revista) y su grata disposición para cuanto desde esta dirección se les sugiere. Seguiremos en este empeño, navegando con el viento fotográfico a favor.

Y por supuesto, no puedo olvidarme de nuestros fieles lectores, que en estos últimos números rondan los 15.000. Si pensamos que Moldeando la luz tiene poco más de 1.300 miembros, la diferencia hasta 15.000 quiero creer que se ha conseguido a base de interés para quienes nos visitan. Esperemos que este interés no decaiga en el futuro; un futuro que habremos de labrarnos no sin esfuerzo, pero sin abandonar nunca un rumbo en el que confiamos y un ritmo en el que nos sentimos cómodos.

Francisco Trinidad

Para descargar la revista en formato -pdf- PINCHA AQUÍ

Para descargar la revista gratuitamente o comprarla en papel PINCHA AQUÍ

También puedes verla en esta misma página a continuación:

 

 



Leer más…

Entrevista con mi padre (vol.1)

Estamos en demostraciones de prueba en nuestra Radio de Moldeando la luz, que emitirá sus futuros Podcats desde iVOX, para que puedan ser escuchados aquí en Moldeando la luz.

Hoy os traemos un podcast de Omar Blanco que emite desde Dátiles Salvajes. Se trata de la entrevista que Omar le hizo a su padre el Moldeador y colaborador de la revista Luz y Tinta, Mario Eduardo Blanco.

Descripción de Conversaciones con mi padre (Vol. 1)

Episodio #6 - Conversaciones con mi padre (Vol. 1)

Qué difícil resulta presentar correctamente a alguien en quien confluyen tantas emociones. De que admiro a mi padre no cabe ninguna duda; si bien es cierto que se trata de un sentimiento bastante común en todos los hijos llegado cierto punto vital. El presente capítulo podría derivar en una carta de amor y agradecimiento hacia mi progenitor pero, en esta ocasión, no vamos a recorrer ese sendero.

No temo equivocarme si digo que mi padre es especial; inquieto, polifacético, soñador... hasta cierto punto también egocéntrico. Tales son son sus múltiples cualidades y vertientes, que no querría dejar pasar la ocasión de presentároslo, iniciando con este capítulo una serie de entrevistas para tratar todos aquellos temas que creo pueden ser de vuestro interés.

En esta ocasión, repasamos el pasado, presente y futuro de la relación de mi padre con una de sus grandes pasiones: la fotografía digital. Espero que disfrutéis tanto con su escucha, como yo con su grabación.

Si os ha gustado el podcast, no dudéis en recomendarlo a vuestros familiares y amigos.

Actualmente estoy trabajando en el asunto de las redes sociales. Por el momento, cualquier comentario o reseña que dejéis en este blog, en Ivoox o en Apple Podcast será bien recibido.

Muchas gracias por vuestro tiempo.

 



Leer más…

Fotografiar la decadencia.

Hace unos días buscaba exteriores para realizar una sesión de fotos, pretendía unir en la misma escena la decadencia y la belleza.

Hace un par de años había conocido un enclave perfecto con motivo de inspeccionar el lugar donde se celebraría la recreación de la II Guerra Mundial, en El Cuetu de Lugones, hoy protegido como patrimonio cultural de Asturias, lugar donde se conservan perfectamente los búnkeres de la Guerra Civil Española

6821416456?profile=RESIZE_710x

En el mismo lugar se encuentra un Monasterio abandonado que en sus últimos años fue un prostíbulo; sus paredes llenas de grafitis y restos de lo que un día fue la residencia de okupas una vez cerrada la Casa de Lumis. Hoy la finca se encuentra cercada.


6821380080?profile=RESIZE_710x

 

6821391460?profile=RESIZE_584x

En su lugar encontré unas instalaciones abandonadas, lo que fueron los vestuarios y administración de un centro deportivo rural, y es ahí, donde decidí hacer la sesión, contrastando en imágenes las decadencia del lugar abandonado con la frescura y belleza de Judit.

6821496068?profile=RESIZE_710x

Porqué cuento esto, pues porque hace unos días en los paseos que acostumbro a dar con mi mascota Thelma, encontré el lugar ideal para hacer sesiones de fotos de este tipo.

6821677482?profile=RESIZE_710x

Antes de la crisis económica motivada por la burbuja inmobiliaria, a las afueras de Oviedo se pretendió hacer una gran urbanización conducida y gerenciada  por el grupo inmobiliario vasco URAZCA.

El Ayuntamiento de Oviedo con su alcalde Gabino de Lorenzo, rey de los caciques donde los haya, realizó la mayor de las urbanizaciones, calles, alumbrado, aceras, aparcamientos para albergar los cientos de chalet que se construirían al lado de una urbanización de pisos de lujo, todo ello dentro, y en el entorno de un hermoso bosque coronado en su alto con el Castillo de la Zoreda, hoy  este palacete de principios del siglo XX, está cuidadosamente restaurado, destacando por su elegancia y comodidad, y lleva el nombre del bosque donde se ubica.

6821722465?profile=RESIZE_710x

6821737076?profile=RESIZE_710x

Llegó la crisis inmobiliaria 2008-2013 provocando la mayor crisis económica, social e institucional en España, con la excepción de la actual provocada por el coronavirus y el grupo vasco declaró la suspensión de pagos y se fue irremediablemente a la quiebra.  Diez años después a duras penas se fue construyendo la parte destinada a los pisos, bancos implicados y compradores de parcelas y pisos intentaron recuperar algo de lo perdido, pues muchas personas se arruinaron, pues todo lo que llevaban pagado lo perdieron. De ahí el relanzamiento de las viviendas de pisos. Como dice el dicho astur: “Quien pierde una vaca y encuentra un cuerno, no lo pierde todo.

6821789475?profile=RESIZE_710x

Hoy las parcelas urbanizadas y el barrio en si, se encuentra en un estado de abandono y deterioro. El bello lugar y su entorno  es un paradigma de la dejadez de los gobernantes, con calles urbanizadas en las que después no se construyó y se abandonaron a su suerte, con maleza sin desbrozar, vías a medio terminar sin carriles pintados, solares abandonados, aceras con el pavimento destrozado y barandillas de escaleras cortadas con radiales, entre otros muchos desperfectos. Un barrio que además tiene una grave falta de iluminación, con farolas literalmente saqueadas sin que el Ayuntamiento haya realizado ningún mantenimiento posterior.

6821799864?profile=RESIZE_710x

6821813875?profile=RESIZE_710x

6821831092?profile=RESIZE_710x

En una de las cimas del bosque se encuentra lo que fueron las oficinas de interpretación del ambicioso proyecto urbanístico

Y ahí es donde quería llegar, pero pensé que antes debería de poneros en situación de comprender los orígenes  de lo que hoy en algunas partes del lugar parece un Chernóbil, en lo que abandono se refiere, afortunadamente sin contaminar, más bien todo lo contrario pues se respira el aire del bosque que aún sigue en pie, asombrado de las heridas que le han propiciado en su interior dejando que estas se cubran con la maleza.

6821862670?profile=RESIZE_710x

Tanto en el abandonado centro de interpretación de URAZCA como el bosque se encuentran excelentes platos para realizar singulares sesiones de fotografía. La próxima vez que quiera plasmar la belleza de alguna modelo y contrastarla con la decadencia, este será una de mis platos. Y si os atrae la idea, el lugar seguirá ahí, además este mes a través de los planes de empleo de FSE-Asturias, quedará abierto al público la parte alta del bosque en lo que se denomina “Itinerarios integrados de activación en el ámbito local”.

 CENTRO DE INTERPRETACIÓN. Lo que fueron las oficinas de URAZCA:

6821901259?profile=RESIZE_710x

 Centro URAZCA

6821931878?profile=RESIZE_710x

6821940093?profile=RESIZE_710x

 6821960461?profile=RESIZE_710x

6821967475?profile=RESIZE_710x

6821973701?profile=RESIZE_710x

Interior del Centro.

6821996681?profile=RESIZE_710x

Interior del Centro

6822019491?profile=RESIZE_710x

6822026865?profile=RESIZE_710x

6822035455?profile=RESIZE_710x

Fotos tomadas con el iPhone.

Leer más…

Luz y Tinta Nº 103. Julio de 2020

PRESENTACIÓN

Vacaciones

Cuando termine de cerrar este número 103 de Luz y TinTa, me tomaré unos días de vacaciones, si por tal entendemos que voy a hacer cosas diferentes a las que hago habitualmente; en esta ocasión, un breve viaje acompañado de mis nietos, dos o tres semanas fuera de la rutina, y eso que mi vida no es en absoluto rutinaria. Al contrario. A pesar de algunos compromisos a fecha fija a que me fuerza el estar frente al timón de esta revista, mi vida es un continuo vaivén, saltando siempre de un tema a otro, de un libro a otro.

Por eso, en este próximo tiempo fuera de mi casa, de mis libros y del abrigo soli- dario de lo cotidiano, procuraré vivir respetuosamente al margen de la pandemia del Covid-19 y de sus muchas amenazas a cuenta de tantos inconscientes que se han creído que el infierno son los otros cuando lo llevan pegado a su piel; y procuraré, sobre todo, olvidarme temporalmente de los despropósitos de algunos políticos empeñados en amargarnos el desayuno de todas las mañanas con sus salidas de tono, con sus descabalados cálculos electorales y con su desfachatez sin alivio, cántese en castellano, en vasco, en gallego o en el catalán del karaoke del conspicuo Jordi Pujol. Con esta inocente terapia no conseguiré mejorar ninguna de las perspectivas a que la actualidad me fuerza, pero igual me sirve para hacerme a la idea de que las elecciones autonómi- cas en litigio no me afectan de momento, pero especialmente de que el mundo sigue; y de que su fuerza gravitatoria nos envuelve a todos, aunque a veces seamos capaces de sumergirnos en una burbuja, llámese ‘vacaciones’ o quizás simplemente inconsciencia, que nos lleva a pensar que estamos en una encrucijada del camino distinta.

Sea como fuere, volveré en septiembre, volveremos en septiembre, marcando una muesca más en el cómputo anual de esta revista que tantas satisfacciones nos da. Luz y tinta. Luz para alumbrar el camino y tinta para ilustrar el mapa de nuestros pasos en la historia. El camino está claro, de momento: seguiremos publicando fotos y textos que nos reconcilien con nuestra vida cotidana, tan distinta en una parte y otra de los distintos continentes en que nos movemos; y la tinta, en forma sobre todo de ideas, no ha de faltarnos mientras el mundo sea a la vez motivo de análisis y espejo de nuestras propias obsesiones. Luz y Tinta. Vida e ideas.

Francisco Trinidad

Para descargar la revista en formato "Pdf" Pincha aquí

Para verla, descargarla y comprarla si se desea PINCHA AQUÍ

También puedes verla aquí a continuación:

 

 



Leer más…

Qué difícil es decir algo relevante cuando se tiene la suerte de contar con invitados de este nivel. Siguiendo con la temática deportiva, hoy me acompaña en el programa Rafa Babot, fotógrafo profesional con una dilatada experiencia en el mundo del triathlon, el marathon, y recientemente también el futbol y los deportes de motor.

Como siempre, me muerdo la lengua llegado este punto, ya que no quiero estropearos nada de esta estupenda entrevista que espero sea de vuestro agrado.
Aunque lo repetiremos durante el programa, podéis encontrar a Rafa tanto en su página web (https://rafababot.com), como en Facebook (https://www.facebook.com/RafaBabot/) e Instagram (https://www.instagram.com/rafababotphotography/).

Si os ha gustado el podcast, no dudéis en recomendarlo a vuestros familiares y amigos.
Podéis encontrarme tanto en Instagram como en Twitter. Cualquier comentario o reseña que dejéis en este blog, en Ivoox o en Apple Podcast será bien recibido.

Para escuchar el Potcast PINCHA AQUÍ


Muchas gracias por vuestro tiempo.

Leer más…

Luz y Tinta Nº 102 Junio de 2020

PRESENTACIÓN

 

Estamos ya, por utilizar el lenguaje ‘político’ de turno, en plena “desescalada”, es decir, en una progresiva incorporación a la vida normal, si por tal entendemos lo que teníamos antes de que estallara la pandemia que nos ha mantenido, y todavía nos mantiene, en guardia frente al Covid-19. En muy poco tiempo, parece, volveremos a recuperar aquella vida normal, insisto en la cursiva porque ya nada será́ como antes. Qué vaya a cambiar y cómo vaya a cambiar todavía no lo sabemos: el tiempo nos irá marcando pautas y nos irá poniendo en la encrucijada que en cada momento nos corresponda.

 

Claro que, en la euforia que estamos viviendo estos días, conviene echar la vista atrás y reflexionar al menos sobre dos aspectos.

 

En primer lugar, la actitud de algunos políticos de los que integran nuestro arco parlamentario que, durante todo este proceso de crisis sanitaria, se han dedicado a criticar al gobierno sin plantear alternativas y propiciando un clima bronco de desencuentro total con la mirada puesta en el desgaste del contrario que les asegure réditos electorales de dudoso encaje. La bronca por la bronca, la pataleta por la pataleta, la crítica desaforada como sistema. Mientras tanto la gente sigue muriéndose en los hospitales , en sus casas, en las residencias de ancianos. Pero a algunos de esos políticos nuestros —me cuesta escribir lo de ‘nuestros’, pero no me queda más remedio: al cabo, están ahí́ por nuestros votos, aunque ellos lo hayan olvidado— el mundo de la calle dejó de importarles hace tiempo: ellos viven en altos áticos y cuando miran a su alrededor ven otros áticos y algunas azoteas, pero no las aceras. Por eso se ha dado la paradoja de que, en las sesiones parlamentarias durante este proceso de pandemia, lo que menos ha importado ha sido el aspecto sanitario de la cuestión y se han centrado en razones espurias, de encaje de bolillos electoral, sin preocuparse de lo que a la gente de a pie realmente nos importa, dedicándose a buscarle tres o cinco pies a las encuestas y titulares de prensa, echándose en cara cosas tan peregrinas como el pasado político de algunos familiares o los títulos nobiliarios que alguien haya heredado. Hasta han llegado a acusar de asesinato —¡válgame la Macarena! — a quienes tan solo se han ocupado, con mayor o menor acierto y con mayor o menor urgencia, de nuestra salud.

 

Lógicamente este vivir hacia dentro del Parlamento se refleja en la calle. Una vez que nos han abierto las puertas del confinamiento la preocupación general, la gran preocupación y parece el gran objetivo de los españoles son la apertura de los bares y el acceso a las playas. Por supuesto, la gran aspiración es el retorno del fútbol al que se idolatra como en su día se adoró el becerro de oro. Para nada preocupa el paro que esta situación ha generado sino el horario de los bares, cafeterías y restaurantes, su porcentaje de aforo, su horario y su mayor o menor flexibilidad ante los incumplimientos de las normas que para todo ello se establecen. Para nada preocupa el retorno a las aulas de escolares y universitarios que han perdido un trimestre sino la forma de acudir a las playas, tomando el sol por turnos o por parcelas, cita previa de por medio, y bañándose con criterios muy diferentes a cuanto hasta ahora ha sido norma. Para nada preocupa la cuestión sanitaria, la evolución de la pandemia y las preocupaciones que hay que seguir tomando para evitar un posible retroceso, ocupados como estamos en dilucidar cuándo volverían los partidos de fútbol a ocupar la parrilla de la programación televisiva, con los estadios llenos a rebosar y los gritos de ánimo a nuestro equipo o de rechazo al contrario llenando de ruido los barrios aledaños a esos estadios de fútbol, cajas registradoras que enriquecen a quienes las controlan.

 

Pero llegará el día, vive Dios, en que caigamos de la burra y nos demos de bruces con nuestra propia realidad y las playas serán playas, los bares serán bares y el fútbol, una actividad lucrativa, que no deporte; y todo ello, una metáfora de nuestro actual desconcierto.

Francisco Trinidad

 

 

Para descargar la revista en pdf PINCHA AQUÍ

Para ver la revista en el movil, iPad o en tu ordenador PINCHA AQUí

También la puedes ver aquí a continuación:

 



Leer más…