Publicaciones de Diana Valverde (3)

El ojo y el estómago: cómo coleccionar fotografía

Sondra Gilman y Celso González-Falla ostentan una de las mejores colecciones de fotografía del mundo. 120 imágenes de ese fondo se exponen en La belleza de las líneas en Foto Colectania

A principios de los años 70, Sondra Gilman (Nueva York) era una muchacha a la que le interesaba el arte. Un día fue a ver una exposición de Eugène Atget en el MoMA y sintió, tal y como relata ella misma, «una epifanía». Entonces la fotografía no estaba considerada como un arte y, sin embargo, algo la empujó al despacho del comisario de la muestra. Durante tres días seguidos vio las fotos una tras otra y, finalmente, compró tres. «¿Has pagado por unas fotografías?», le preguntó perplejo su padre, como si estuviera ante una lunática. Su respuesta fue contundente: «He comprado tres obras del Rembrandt de la fotografía». Y no se equivocó. Desde entonces han pasado muchos años y su colección ahora está considerada como una de las mejores del mundo. 120 piezas de su fondo, que va enriqueciendo junto a su marido Celso González-Falla (La Habana, 1935), se pueden ver hasta el próximo 29 de septiembre en la exposición La belleza de las líneas, en Foto Colectania (Barcelona).

«Yo entonces no sabía nada de fotografía pero no podía dejar de pensar en lo fantástico que era Atget», recuerda Gilman. Aún conserva esas tres primeras adquisiciones en su casa. Tras aquello, dice, no volvió a ser la misma. Así empezó una colección que ahora está compuesta por más de 1.500 piezas a través de las que se puede rastrear la evolución que ha vivido esta disciplina. Aunque la gran mayoría son de los siglos XX y XXI y de finales del XIX, también tienen alguna anterior de nombres de primera fila como Margaret Cameron.

 

3388170696?profile=RESIZE_710xGraciela Iturbide: ‘Héroes de la Patria’, 1993

Esta pareja de coleccionistas neoyorquinos tiene mucho cuidado a la hora de comprar y solo adquieren «fotografía vintage revelada como mucho cinco años después de haber sido realizada». No es un capricho, tiene su fundamento. «Celso y yo sentimos que son las representaciones más auténticas de la mente del fotógrafo», y González-Falla añade que «el fotógrafo que la hizo sabía los papeles que había disponibles, sabía cómo usar el cuarto oscuro y cuál iba a ser el resultado final. No decimos que las imágenes impresas después sean peores, solo que no reflejan la mente del fotógrafo en el momento en que disparó su cámara. Queremos una representación fiel de lo que quería«, arguye.

Y, por supuesto, tienen un ritual que siguen desde hace años. Gilman tiene que sentir cómo se le arruga el estómago ante una imagen determinada. Pero no la compran en ese momento: «Tenemos que ver las imágenes durante tres días seguidos antes de comprarporque te puedes sentir seducido en un primer impacto pero queremos que sea algo duradero. La miramos, volvemos al día siguiente y nos sentamos frente a ella. Si el tercer día aún nos sigue emocionando como el primero la compramos», detalla. Así se aseguran de que lo adquirido es realmente la pieza que buscaban.

MapplethorpeBerenice AbbottHiroshi SugimotoGraciela Iturbide o Nan Goldin son algunos de los nombres que conviven con Gilman y González-Falla. Son todos ellos grandes maestros de la fotografía pero los coleccionistas puntualizan que cuando las adquirieron aún no lo eran, algo que demuestra su gran olfato. «Compramos sus fotografías cuando aún no eran famosos y los precios eran razonables«, asegura Gilman. Y, ¿dónde las compran? «En todas partes», bromea. «A veces son parte de colecciones privadas y quieren venderlas, otras las vemos en galerías, en subastas o directamente a través del fotógrafo», aseguran. Se trata de mirar y mirar. Así es como el ojo se entrena aunque para Sondra Gilman sigue siendo un ritual de sensaciones.

3388173427?profile=RESIZE_710xLewis Hine: ‘On The Hoist. Empire State Building’, 1931

 

 
Leer más…

Llega el storytelling a la fotografía de bodas

Bodas y cine comparten muchas similitudes. De la misma manera en que una película se construye alrededor de un escenario marcado por un principio y un final, en medio, unas cuantas lágrimas y tantas risas, el fotógrafo de bodas cuenta y celebra la historia de los recién casados.

El storytelling se ha convertido en la mejor forma de guardar los recuerdos de una boda siguiendo las características del fotoperiodismo.

¿Qué es el storytelling?

Las parejas que deseen guardar recuerdos de este maravilloso día y compartirlas con sus seres queridos en los años siguientes deben inmortalizar su boda con el storytelling.

3263358686?profile=RESIZE_710x

Traducido literalmente como comunicación narrativa, es el arte de contar historias para transmitir un mensaje. Cada vez se aplica más esta técnica en el marketing para vender productos porque cuanto más te habla la historia, más enviará un mensaje fuerte y más se impregnará en tu memoria. También ha llegado a otros campos, como la fotografía de bodas.

Los futuros novios desean tomas de ensueño con un sello distintivo, que capte la personalidad de la pareja. Esta técnica funciona tanto con una novia extrovertida con talento para el drama, como con una discreta y un poco tímida. Depende del fotógrafo diseñar las poses y la decoración para adaptarse a su personalidad.

Características del storytelling en las bodas

Cuando se quiere que la narración de una boda a través de las fotos y los vídeos quede lo mejor posible se deben tomar en cuenta los siguientes elementos:

3263372714?profile=RESIZE_710x

Escenificar la decoración

Cualquier signo de nerviosismo aparecerá en la imagen, por lo que para obtener fotografías naturales, es importante que la pareja se sienta a gusto. A algunas personas no les gusta necesariamente estar frente a la cámara, por lo que debe relajarse la atmósfera.

Una pareja que actúa con autenticidad obtiene la clave de la belleza y la emoción, y el retrato fiel de unos novios felices. Un fotógrafo tiene la capacidad de producir la escena ideal con un enfoque cinematográfico.

Tener todo lo posible bajo control

Si bien es imposible controlar cada momento de la boda, el profesional encargado de las fotografías puede actuar sobre ciertos elementos para asegurarse de obtener la oportunidad correcta.

Se trata de diseñar, organizar y controlar la iluminación, la decoración y los accesorios tanto como sea posible, para que sean adecuados en los momentos clave y obtener escenas impecables.

Cuidar los detalles

El ambiente juega un papel vital en la definición del tono del matrimonio. Las parejas pasan meses preparando su boda para resolver los más pequeños detalles.

La ubicación y el escenario de la ceremonia deben ser fotografiados, incluyendo flores, decoraciones, muebles, etc. Porque cada matrimonio tiene sus peculiaridades que apoyan la narración.

Saber mezclarse en la multitud

Cuando se trata de fotografiar la atmósfera y los invitados, es mejor saber cómo mezclarse entre la multitud. Los fotógrafos deben ser cuidadosos para pasar inadvertidos y no incomodar a los invitados porque esto afecta la naturalidad.

Un storytelling cuenta la historia con momentos relevantes, precisos y ordenados por orden de importancia. ¡Querrás verlo una y otra vez para revivir emociones!

Leer más…

Memoria Digital de Asturias






El proyecto 'Memoria Digital de Asturias'puesto en marcha por la Fundación CTIC y financiado por el Gobierno de Asturias ha reunido en su primer año casi 13.000 fotografías anteriores a 1975. La muestra viajará por 17 concejos asturianos: Colunga, Caravia, Grado, Pravia, Cabrales, Gozón, Caso, Peñamellera Baja, Siero, Proaza, Candamo, Salas, Corvera, Carreño, Las Regueras, Villanueva de Oscos y Avilés.



Este fondo documental se muestra ahora en una exposición inaugurada esta mañana en la Feria Internacional de Muestras de Asturias (FIDMA) por el director general de Modernización, Telecomunicaciones y Sociedad de la Información, Alberto Pérez Cueto.


Esta exposición fotográfica está conformada por una selección de las fotografías aportadas al portal Memoria Digital de Asturias por los asturianos.




Los objetivos de la exposición son difundir la cultura, historia y el patrimonio de la región; crear un reflejo de cómo era la vida en Asturias desde finales del siglo XIX hasta 1975, con el fin de perpetuar en el tiempo la historia pasada de la región; ampliar y difundir el fondo documental de fotografía popular sobre Asturias, y favorecer su conservación.



Asimismo, persigue impulsar la imagen del Principado de Asturias en la Red, a través de contenidos y aportaciones realizadas por la propia ciudadanía.


La inauguración oficial de la muestra itinerante tendrá lugar el viernes 26 de agosto en Colunga. La exposición se ubicará en lugares públicos cedidos por los Ayuntamientos de los diferentes concejos y se compone de varios módulos con televisiones de plasma que contienen fotografías de diferentes temáticas





Leer más…