Luz y Tinta

TODOS LOS MESES LA PUEDES DESCARGAR DESDE AQUÍ

 

La luna imposible...

 

3050237815?profile=original

LA LUNA IMPOSIBLE

Està muy lejos la luna, Papà ?
Una pregunta que, a mis cuatro o cinco años, con fre

 

cuencia tomaba de sorpresa a mi padre.
Màs de trescientos ochenta mil kilòmetros, no era contestaciòn entendible para un pequeño de esa edad.
Solìa estirar los brazos y abrir las manitas para alcanzarla mientras èl, ,amorosamente, trataba de explicarme que era imposible tocarla.
Viajando en la ruta, tenìa la esperanza de poder llegar a ella.
Le pedìa que acelere la marcha, y despuès de horas, observaba con decepciòn que seguìa siendo tan pequeña como siempre.
Mi fascinaciòn por la luna , tal vez anticipo de mi naturaleza romàntica, fue compañera durante toda la vida.
Hoy,conmovido por ese recuerdo, escribo:

Luna de todos. Luna mìa.
Testigo de secretos inconfesables, amores prohibidos, ilusiones perdidas, esperanzas imbatibles, dolores y sonrisas.Reproches y agradecimiento. La que se llevò suspiros, manos entrelazadas, promesas y desencantos.
La que iluminò el vientre de las madres que imaginaban el rostro de su niño y tornò azuladas las làgrimas por el inevitable fin de la vida. 
Luna de esperas, de llegadas y despedidas.
Luna de inspiraciòn en papel y tinta.
De fe y de descreimiento. 
De miserias humanas y actos de amor sublimes.
Luna de presencias y ausencias.
La que une las miradas de dos corazones a la distancia.
La que arrebatò el tiempo de tantas preguntas sin respuestas.
Luna imperfecta y de colores en el dibujo de los pequeños.
Palabra acariciada en las notas de una canciòn.
Luna de la ciencia y de los versos.
La que cobija sueños en la noche y se llama a silencio en el dìa.
Luna lejana. Luna imposible.
La luna que toquè sin darme cuenta.
Cuando cantè nanas a mis niñas, enjuguè làgrimas a un amigo, agradecì a mis padres,abracè a mi hermano.
Cuando creì, cuando amè. 
Con un perdòn concedido, un corazòn abierto, una esperanza renovada.
Con una intenciòn, una causa justa, un error reparado.
Con un beso, un abrazo.
Con una caricia a mi mascota, un entusiasmo transferido.
Cuando perseguì un ideal,respetè en las diferencias, preservè mi ingenuidad,
hice mìa la felicidad de otro.
Cuando me levantè despuès de cada caìda, con gratitud si encontrè una mano extendida y con el mismo valor si no hubo de què sostenerse.

La pròxima vez que vea a mi padre, tomarè su mano envejecida y miràndolo a los ojos, le dirè:
Ya no te preocupes, papà.
La luna està muy lejos para tocarla.
Pero me basta con saber que, como un sueño imposible, està allì para intentar alcanzarla.

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de Escribir con la luz para agregar comentarios!

Join Escribir con la luz