Se estrenó la segunda temporada de Top Photo

Se estrenó la segunda temporada de Top Photo

El domingo 14 se estrenó la segunda temporada de Top Photo, el talent show de fotografía móvil que se presentó el año pasado de la mano de Huawei, con la particularidad de que esta vez se emite en el canal de TV Neox, es decir en abierto para todo el mundo. Y claro, nosotros no podíamos perder la oportunidad de hablar de ello después de haber visto el primer episodio.

Más que nada para comprobar si algo ha cambiado o se mantiene la apuesta que ya vimos el año pasado. Una apuesta que no nos gustó demasiado al proponer una idea que, a nuestro parecer, banaliza la fotografía. Y lo hace al obviar totalmente los aspectos técnicos y elegir unos concursantes que, en su gran mayoría, sólo están preocupados por buscar la manera de salir lo más atractivos posibles en sus fotos para conseguir followers.

6045986500?profile=RESIZE_710x

¿Será esa la tónica también de la segunda temporada? ¿Habrá alguna intención de cambiar esta idea y habrá mejorado? Lo vemos a continuació

¿Qué hay de nuevo?

Pero antes, claro está, hay que hablar un poco de lo que ha cambiado en un concurso que, recordamos, trata sobre fotografía móvil. Lo primero la cadena que lo emite, como decíamos Neox que es algo así como un canal secundario de AtresMedia (cuya cabeza visible, como sabéis, es Antena3 TV). Por tanto, ahora el programa se emite en abierto y gratis para todo el mundo, los domingos por la tarde-noche (si no lo cambian).

Esto en principio debería suponer una mayor audiencia (han emitido spots publicitarios en los principales canales de la cadena) y que Top Photo llegue a un público mayor; sin embargo, si queremos ver el programa completo a posteriori tenemos que registrarnos obligatoriamente (gratis, eso sí) en ATRESplayer, plataforma de contenidos de la cadena.

Es decir, la idea de programa transmedia que tenía la primera edición (emitida en MoviStar+) se ha visto reducida, seguramente para captar suscriptores, y ahora sólo podemos ver trozos del programa (abundantes pero muy cortos) en su canal de YouTube y algunas fotos o vídeos en los canales de Twitter e Instagram dedicados específicamente al programa.

Pero además del lugar de emisión el programa trae cambios de cara. La primera una presentadora, Lorena Castell, cuya popularidad no proviene exclusivamente de las redes sociales (ya que forma parte de la plantilla de la cadena). La segunda un nombre nuevo en el jurado que, confesamos, nos sorprendió un poco encontrar.

6045999868?profile=RESIZE_710x

Se trata de Eugenio Recuenco, un reputado fotógrafo de moda del que hemos hablado bastante en los últimos tiempos, y que sustituye a José Manuel Ferrater. Él asume el papel de fotógrafo más veterano junto a los dos que ya vimos el año pasado, la influencer Dulceida y el fotógrafo, director y guionista cinematográfico Gonzaga Manso.

Por supuesto hay que hablar también del “cambio de herramienta”, aunque sea una simple renovación, ya que el móvil que ahora usan los concursantes (y que, por supuesto, es protagonista) es un Huawei P40 Pro. Es decir, el terminal más capaz para la toma de fotografías de la marca que patrocina el programa, y que simplemente sustituye al modelo que se usó en el anterior Top Photo (un P30 Pro).

Por último, hay un cambio que, en principio, podría tener algo de propósito de enmienda respecto a una de nuestras quejas sobre la primera edición: Ahora los programas duran 45 minutos (aunque habría que descontar tiempo añadido de publicidad), cuando el año pasado eran sólo 20 minutos. Por tanto, ahora tiene un formato más largo que, en teoría, ayuda a profundizar, pero ¿ayudará esto a ganar interés?

6046010871?profile=RESIZE_710x

La presentadora del programa

La mecánica

A pesar de la mayor duración no hay grandes cambios en la forma en que se desarrolla el concurso. Ocho concursantes, armados con un móvil de última generación, tienen que realizar una prueba consistente en hacer fotos de acuerdo a una determinada temática en un escenario concreto y divididos en dos grupos que compiten entre sí.

Los concursantes tienen una hora para hacer cuatro fotos que cuenten una historia siguiendo una temática, que en este caso era “fotografía creativa en exteriores”

En este primer capítulo el tema es “fotografía creativa en exteriores” para lo cual les dan una serie de elementos que pueden usar en las fotos y les llevan a un lugar; en este caso se trata de dos edificios semiabandonados: un monasterio y una fábrica (luego lo de exterior es discutible).

En este escenario tienen una hora para realizar una serie de cuatro fotos (una por cada concursante) que cuenten una historia. Además, todos ellos deben realizar otra imagen “de tipo Making off”, que sólo servirá en el caso del equipo que resulte perdedor de la prueba, ya que a través de ella se decidirá quién es el expulsado del programa.

6046031454?profile=RESIZE_710x 

Una vez concluida la hora que tienen para hacer las fotos, les dan quince minutos más para elegir las fotos que van a presentar y editarlas. Tras esto toca volver a plató (que por cierto parece el mismo que la primera edición), presentar el trabajo realizado y ser valorados por los jueces. Estos hacen una primera valoración sobre las fotos en conjunto y después pasan a hacerlo con cada una de las imágenes.

Una vez elegido el equipo ganador, toca ver las fotos alternativas del perdedor y decidir quién es el expulsado. Por cierto que el más valorado de cada equipo será el capitán del siguiente episodio, un papel que en éste fue adjudicado a las dos participantes más veteranas.

6046041252?profile=RESIZE_710x

El casting de concursantes

Sin duda una de nuestras mayores incógnitas de esta segunda edición era ver quiénes eran los participantes y comprobar si volvían a apostar por “chavales jóvenes encantados de conocerse, enamorados de sí mismos y que no pueden resistirse a hacerse un selfie cada hora”, como decíamos a propósito de la anterior temporada.

Y la respuesta es que… eso parece. Todos son muy jóvenes, casi todos veinteañeros (la mayor tiene 33) y en su mayoría parece que efectivamente siguen el patrón de instagramer con cierta popularidad en las redes y, en general, aficionado a autoretratarse para deleite de sus followers (una de ellas confiesa. sin ningún tipo de tapujos que le encanta enseñar el culo).

6046061082?profile=RESIZE_710x

La fotógrafa de bodas

6046081859?profile=RESIZE_710x

La fotógrafa de conciertos.

Sólo dos de ellas (las más veteranas) son fotógrafas; una de ellas dice tener una pequeña empresa de foto de bodas (aunque en su perfil de Instagram se dedica básicamente a retratar a sus tres hijos), y la otra se dedica a la fotografía de conciertos y dice haber trabajado con Lenny Kravitz o Vetusta Morla.

El resto es variopinto, pero todos ellos parece que nutren sus perfiles en RRSS con fotos hechas con el smartphone (uno de ellos confiesa que lleva una cámara en sus viajes pero el 99% de las fotos las hace con el móvil) y, por tanto, no parecen tener demasiada idea de la técnica fotográfica, ni tampoco mucha experiencia con una cámara.

¿Algo que objetar al respecto? Nada, sólo constatar que el casting, lejos de buscar estudiantes de fotografía o similar, ha vuelto a preferir un determinado perfil de concursantes primando el espectáculo. Así, volviendo a lo que dijimos, sólo podemos repetirnos aquello de “¿qué hay de malo en ello? ¿Qué hay de censurable en ser instagramer e influencer?” Nada.

Óscar Condés.

@hoskarxataka

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de Escribir con la luz para agregar comentarios!

Join Escribir con la luz

Comentarios

  • Lo he visto. No me gustó nada.

This reply was deleted.