Moldeando la luz

Fotógrafos que no dejarán indiferente a nadie

Un fotógrafo de pueblo para el pueblo

El asturiano Eladio Begega retrató, entre los años sesenta y los ochenta, el mundo rural que le rodeaba.

Una lesión le dejó cojo a edad temprana, así que, en el pequeño pueblo asturiano de El Condáu, concejo de Laviana, tuvo que aprender a coserse sus propios zapatos. Con gran tesón acabó siendo el zapatero del pueblo. Arreglaba también electrodomésticos. Tocaba el violín. Y todo lo hizo de forma autodidacta. Pero Eladio Begega (1928-2017) era sobre todo un fotógrafo que retrató, entre los años sesenta y los ochenta, casi anónimamente, el mundo rural que le rodeaba: los muros del cuartucho donde remendaba zapatos lucían plagados de fotos. Su única inspiración eran las pocas revistas ilustradas que llegaban al concejo. No era un fotógrafo que retrataba al pueblo, era más bien el propio pueblo retratándose a sí mismo. Falleció con 88 años, ciego, el pasado mes de enero, sin obtener todo el reconocimiento que hubiera merecido.

El paisano cargando leña, las abuelas leyendo las esquelas del periódico, los miserables mendigos, los gitanos itinerantes, la gente normal y corriente haciendo cosas normales y corrientes. Los rostros duramente ajados, como mapas, por el tiempo y el duro trabajo, y las nudosas manos rurales que, para Begega, resultaban igual de elocuentes. “Siempre me gustó lo sencillo, lo natural. Lo mío siempre fue una foto muy rápida que no daba tiempo a que la gente posara”, dice el fotógrafo en el corto documental Begega, del cineasta Ramón Lluís Bande, tal vez el único documento audiovisual que quedará del artista.

No son fotos robadas, ni tomadas por extraños, son fotos que sus vecinos le regalaban con total confianza a su vecino el zapatero, no a un antropólogo venido de allende los mares. “A veces, cuando tenía una cámara de fotos nueva y potente (porque le gustaba trabajar con buen equipo) le ponía cinta adhesiva y la avejentaba para que eso no crease una barrera con su fotografiado”, comenta Bande. Su obra podría enmarcarse junto a la del gallego Virxilio Vieitez o el también asturiano Valentín Vega, que ahora mismo tiene exposición en el Museo Nacional de Antropología, en Madrid, hasta el 12 de marzo. Incluso podría evocar, aunque traído a la aldea, el trabajo de la gran retratista de las calles estadounidenses, Vivian Maier, sobre todo por la clandestinidad y el anonimato en los que ambos trabajaron.

Dejó 50.000 fotos de rostros cuarteados por el campo y medio millón de negativos

Una lesión le dejó cojo a edad temprana, así que, en el pequeño pueblo asturiano de El Condáu, concejo de Laviana, tuvo que aprender a coserse sus propios zapatos. Con gran tesón acabó siendo el zapatero del pueblo. Arreglaba también electrodomésticos. Tocaba el violín. Y todo lo hizo de forma autodidacta. Pero Eladio Begega (1928-2017) era sobre todo un fotógrafo que retrató, entre los años sesenta y los ochenta, casi anónimamente, el mundo rural que le rodeaba: los muros del cuartucho donde remendaba zapatos lucían plagados de fotos. Su única inspiración eran las pocas revistas ilustradas que llegaban al concejo. No era un fotógrafo que retrataba al pueblo, era más bien el propio pueblo retratándose a sí mismo. Falleció con 88 años, ciego, el pasado mes de enero, sin obtener todo el reconocimiento que hubiera merecido.

El paisano cargando leña, las abuelas leyendo las esquelas del periódico, los miserables mendigos, los gitanos itinerantes, la gente normal y corriente haciendo cosas normales y corrientes. Los rostros duramente ajados, como mapas, por el tiempo y el duro trabajo, y las nudosas manos rurales que, para Begega, resultaban igual de elocuentes. “Siempre me gustó lo sencillo, lo natural. Lo mío siempre fue una foto muy rápida que no daba tiempo a que la gente posara”, dice el fotógrafo en el corto documental Begega, del cineasta Ramón Lluís Bande, tal vez el único documento audiovisual que quedará del artista.

No son fotos robadas, ni tomadas por extraños, son fotos que sus vecinos le regalaban con total confianza a su vecino el zapatero, no a un antropólogo venido de allende los mares. “A veces, cuando tenía una cámara de fotos nueva y potente (porque le gustaba trabajar con buen equipo) le ponía cinta adhesiva y la avejentaba para que eso no crease una barrera con su fotografiado”, comenta Bande. Su obra podría enmarcarse junto a la del gallego Virxilio Vieitez o el también asturiano Valentín Vega, que ahora mismo tiene exposición en el Museo Nacional de Antropología, en Madrid, hasta el 12 de marzo. Incluso podría evocar, aunque traído a la aldea, el trabajo de la gran retratista de las calles estadounidenses, Vivian Maier, sobre todo por la clandestinidad y el anonimato en los que ambos trabajaron.


Dejó 50.000 fotos de rostros cuarteados por el campo y medio millón de negativos

El director del Museo del Pueblu d’Asturies, Juaco López, supo en 1998 de la existencia de Begega, pero muy lejos de Asturias: en Pensilvania, Estados Unidos (y eso que Begega apenas salió de su pueblo). “Allí un antropólogo estadounidense que había estado en El Condáu estudiando la figura del obrero mixto, campesino y minero a la vez, me habló de un zapatero fotógrafo que hacía fotos a sus vecinos”. Así López acabó contactando con Begega: parte de sus fotos se acogieron en el museo, se expusieron y se publicó el libro Mis vecinos del Condáu. Begega deja unas 50.000 fotos reveladas y alrededor de medio millón de negativos. “Estoy seguro que entre ellas nos quedan muchas sorpresas por encontrar”, dice López. Sorpresas de interés, sobre todo dado el retorno a los orígenes rurales, al pueblo, al campo, hacia el que se encaminan varias disciplinas culturales, animadas en gran medida por el ensayo de Sergio del Molino La España vacía (Turner).

“Ya no encuentro rostros únicos como los que encontraba antes”, se quejaba Begega, “ahora somos todos más iguales. Yo solo he querido que quedara constancia de todo lo que yo iba viendo cada día desaparecer”.

EL PAÍS.



Actualizada la última vez por Camarito 10 Feb.

Esta es una red social de y para los amantes de la fotografía

Escuela de Fotografía de Moldeando la luz

Blog Posts

Fotógrafo del mes de Mayo, Jesús Álvarez Rodriguez

Publicado por Camarito el junio 1, 2017 a las 9:30am 42 Comentarios

Semblanza de Jesús Álvarez Rodríguez

Hay fotógrafos de muy variados registros, que ponen su cámara al servicio de múltiples aspectos de la realidad, y fotógrafos que se centran en uno o dos temas de…

Continuar

Luz y Tinta nº69

Publicado por Guendy el mayo 25, 2017 a las 7:30pm 55 Comentarios

Para descargar la revista en el formato pdf …

Continuar

Diane Arbus

Publicado por adolfo de los santos el mayo 23, 2017 a las 8:49pm 3 Comentarios

“Una fotografía es un secreto sobre un secreto, cuanto más te cuenta menos sabes”

Ansel Adams

Publicado por adolfo de los santos el mayo 23, 2017 a las 12:38am 6 Comentarios

“No hay nada peor que la imagen nítida de un concepto difuso”

¿Me quedo?

Publicado por I.Catalán el mayo 18, 2017 a las 10:47pm 5 Comentarios

¡Buenas noches!

Después de todo este tiempo ya casi ni me conoceréis. Hoy, un día sin más, a pocos días de acabar mis exámenes del mes mayo, decido volver, y espero que sea para quedarme una "temporadina" más. 

Tengo muchos momentos recopilados a los largo de este tiempo en el que no me dejé nada por aquí y espero poder mostrároslos y sobre todo que todos los disfrutéis tanto como yo.

¡ALLÁ…

Continuar

Fotógrafo del mes de Abril, John Aavitsland

Publicado por Camarito el mayo 1, 2017 a las 10:30am 55 Comentarios

Semblanza de John Aavitsland

Como todos los miembros de nuestra comunidad saben, una de los tipos de fotografía más difícil —dentro de la dificultad general que encierra cualquier tipo de fotografía— es…

Continuar

Luz y Tinta nº 68

Publicado por Guendy el abril 28, 2017 a las 10:32am 56 Comentarios

Para descargar la revista en formato pdf …

Continuar

BUSCANDO_Luz y Tinta 64

Publicado por Gloria Soriano Garcia el abril 26, 2017 a las 12:00pm 30 Comentarios

https://youtu.be/ofTQICuPacU

https://www.facebook.com/gloriasorianog/videos/1543267085684012/

El relato que publiqué hace meses en la revista, ha sido seleccionado con motivo del día del libro para un cuentacuentos. Lee Marta Alba. ¡Qué lo disfruten!

Cumpleaños

Fotos destacadas

Novorossiysk

por Roman Filippov

El espejo maldito

por Susana Gudiño

Sunset & Gold...

por María Isabel Hempe

El Cielo en la Cueva

por Abraham Janovski

Muralla Romana de Barcino

por Albert Navas

Distintivo

Cargando…

Sobre

Guendy creó esta red social en Ning.

© 2017   Creado por Guendy.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Desconectado

Vídeo en directo